Los servicios de conexión de banda ancha están tan extendidos que las compañías proveedoras parecen haber dejado de lado la vieja conexión de módem. Sin embargo, bien porque lo hacemos desde un portátil que conectamos en cualquier lugar, bien porque todavía la banda ancha no se ha abaratado lo suficiente para algunos, el módem sigue vivo. Y tanto por módem como por banda ancha, existen una serie de consejos prácticos que harán mucho más sencilla la configuración de nuestra conexión a Internet.

Conexión por módem

Configurar una conexión vía módem ya no tiene por qué ser tan engorroso como al principio, cuando había que tocar varios de los ficheros residentes en el directorio /etc/ppp y escribir líneas de comandos tan incomprensibles como la ristra de opciones que hay que pasar al comando chat en los ficheros options. Las distribuciones actuales nos proporcionan interfaces gráficas, como por ejemplo Yast2 de SuSE, que a golpe de ratón entre intuitivos iconos nos permiten configurarlo todo fácilmente. Y si no es en la propia distribución, los entornos de escritorio más difundidos (Gnome y KDE) también proporcionan sus utilidades de configuración gráficas que, como es el caso de network-admin, nos facilitan igualmente la vida.

Además de las comentadas facilidades para la configuración que solemos encontrar en los menús del escritorio bajo títulos como “herramientas del sistema”, desde mucho antes también disponíamos de una estupenda utilidad en línea de comando que resulta bastante cómoda. Nos referimos a wvdial. Tal y como la denomina la página del manual de Linux, wvdial es una herramienta con inteligencia propia. ¿Qué significa esta afirmación tan pretenciosa? Pues básicamente que, a partir de una información sencilla, como luego veremos, wvdial averigua cómo conectar con el módem, marcar y conectarnos a nuestro proveedor de Internet a través de un login. Su fichero de configuración global es wvdial.conf y se sitúa directamente en el directorio/etc. También podemos tener un fichero de configuración local en nuestro directorio home, que tiene prioridad sobre la opción global. Este segundo fichero se debe llamar wvdialrc. Para esta segunda opción, y así no tener que invocar siempre wvdial como usuario root, podemos cambiar el grupo del comando y su fichero de configuración (ojo, sólo el grupo, no el propietario) a dial-out, por ejemplo. Entonces añadimos a este grupo aquellos usuarios que queramos que puedan establecer la conexión por módem vía vwdial.

chgrp dialout\ /usr/bin/wvdial

chgrp dialout\ /etc/wvdial.conf

Además, debemos dar permisos de lectura y escritura sobre wvdial.conf al grupo:

chmod 660 /etc/wvdial.conf

Otra opción habría sido dar esos mismos permisos de lectura y escritura a todos los usuarios, pero esto es desde luego bastante menos seguro. Y ¿qué contiene exactamente el fichero de configuración? O dicho de otra forma ¿cómo se configura esta herramienta? Pues basta que editemos con vi o emacs el fichero para ver líneas tan elocuentes como éstas:

[Dialer ppp0]

Init1 = ATZ

Init2 =ATL3

Phone = telefono_del_ISP

Dial Command = ATDT

Username = usuario

Password = clave

Simplemente con estas líneas y el módem bien configurado ya tenemos un acceso a Internet accesible mediante wvdial ppp0. Para asegurarnos de la correcta configuración del módem podemos recurrir a minicom y su magnífico menú de ayuda accesible mediante las teclas Ctrl-A Z. Para acelerar la comunicación entre la máquina y el módem editamos el fichero /etc/serial.conf y, en una línea como la siguiente, cambiamos la opción spd_normal por spd_vhi.

/dev/ttyS0 uart 16550A port\ 0x03f8 irq 4 baud_base\ 115200 spd_vhi skip_test

Por último, es muy posible que debamos comentar la línea /etc/ppp/options de auth con #.

Conexión por cable y ADSL

Para contratar un servicio ADSL o de cable, además de tener cuidado con las trampas que incluyen algunos contratos, en Linux debemos tener en cuenta una máxima: huir de los kits autoinstalables. Estos lotes vienen con un dispositivo módem USB, de dudosa calidad, para el que muy probablemente no dispongamos de un controlador. Así pues, debemos verificar que el módem tenga puerto Ethernet para poder configurar nuestra conexión a través de una LAN con la tarjeta de red que también nos proporcionan. Esto es bien sencillo, ya sea con IP fija (menos habitual) o con IP dinámica. Si tenemos SuSE recurrimos a introducir los datos, IP estática o por DHCP, por configuración de tarjeta de red en Yast2. Si tenemos Red Hat lo haremos mediante netconf. Si tenemos Debian lo mejor es usar la utilidad network-admin de Gnome. Todos vuelcan sus datos en ficheros fáciles de entender que podemos editar a mano y que en /etc/network o en /etc/sysconfig/network vienen con nombres como interfaces o ifcfg-eth0. Con los datos facilitados por el ISP, ya sea una IP estática tipo 172.22.0.X o por DHCP, escribiremos si es IP estática en SuSE líneas como ésta:

BROADCAST=’172.22.0.255’

IPADDR=’172.22.0.2’

GATEWAY=’172.22.0.1’

NETWORK=’172.22.0.0’

O como ésta si es dinámica por DHCP en Debian:

iface eth0 inet dhcp

gateway 172.22.0.1