La Justicia ha condenado a un ciudadano que a lo largo de los últimos meses había interpuesto sucesivas demandas para solicitar la devolución de la remuneración por copia privada incluida en el precio pagado por cada uno de los soportes. El importe reclamado en cada demanda era de 0,17 y 0,21 euros, que se corresponde con la remuneración por copia privada pagada al adquirir un CD o un DVD virgen. Finalmente, la Justicia ha decidido condenarle al pago de costas y gastos al haber llevado a cabo un “uso temerario” de los recursos judiciales.

Según las entidades de gestión, “las acciones se ejercitaron conociendo su improcedencia, y de esta forma indiscriminada, contra todas las entidades de gestión de derechos de propiedad intelectual, en tanto que representantes legales de los titulares para la recaudación de la remuneración por copia privada”. En opinión de los gestores, “este tipo de acciones suponen una utilización fraudulenta de los mecanismos judiciales, puesto que persiguen únicamente la tramitación de procesos inútiles basados en reclamaciones anecdóticas”.

Derecho de Internet, una de las páginas desde las que se combate de forma más activa la aplicación del canon digital, considera que el fallo de la justicia será utilizado mediáticamente por las entidades de gestión, con el objetivo de confundir a la ciudadanía con respecto a las medidas legales que están llevando los colectivos y organizaciones que se oponen a la reforma de la Ley de la Propiedad Intelectual aprobada recientemente por el Congreso. El ciudadano demandado contactó hace meses con la página enviando copia de una demanda que había interpuesto contra todas las entidades de gestión en la que reclamaba el importe del canon. Los responsable de www.derecho-internet.org desaconsejaron en su momento la acción al no estar “jurídicamente fundamentada”.