Fuentes cercanas a Compaq han asegurado que se está preparando la salida de una gama de portátiles con procesador Pentium que sustituirán a la serie LTE Elite. Con estos equipos, Compaq espera disminuir las diferencias que existen entre la compañía y otros fabricantes de portátiles. Además del procesador de Intel, con velocidades que oscilan entre los 75 y los 90 MHz, el diseño de los sistemas será modular e incorporará tecnología multimedia, pantalla más atractiva y mayores capacidades de expansión hacia sistemas de sobremesa en comparación con los portátiles Elite. La aparición de estos equipos constituye un momento clave para la división de portátiles de Compaq, puesto que ha perdido cuota de mercado respecto a Toshiba, o IBM.