Quienes están detrás de una red empresarial saben lo difícil que es gestionarla de manera adecuada y correcta, dando, además, satisfactorias respuestas a los problemas que a veces se plantean. Sin embargo, esta gestión se vuelve a veces más compleja al tener que implantar diferentes soluciones de diferentes fabricantes para diversos asuntos.

Quienes se encargan de las redes de comunicación de una empresa y de sus sistemas informáticos están cada día más presionados para que las redes IP tengan un mejor rendimiento y, al mismo tiempo, sean más predecibles. Además, el poder cumplir con unos acuerdos de niveles de servicio (SLA, Service Level Agreement) cada vez más exigentes en la convergencia de voz, datos y multimedia, y arreglárselas con los efectos de la arquitectura orientada a servicios (SOA) también conlleva una mayor necesidad de visibilidad y precisión en la gestión de las redes.

Aunque es cierto que han visto la luz nuevas soluciones de gestión del rendimiento y que vienen a complementar los dispositivos de gestión SNMP, las herramientas empleadas por los ingenieros para entender los trabajos internos de las redes IP siguen siendo rudimentarias. Algo que deja a los administradores de redes enfrentándose a solas con una red opaca de routing IP dinámico y con el tráfico de la red, que acaba convirtiéndose en la causa de una gran parte de los problemas. Y la tradicional separación entre el análisis operacional y las herramientas de planificación de ingeniería no hace más que empeorar las cosas, dado que los ingenieros no pueden sacar partido de las herramientas de monitorización de datos en tiempo real para optimizar y planificar la red. Por eso, son necesarias una nueva serie de prácticas y de soluciones para poder afrontar con éxito el reto de que plantea la evolución de los requerimientos de las redes.

Redes IP dinámicas

Las redes IP están creciendo, tanto en volumen como en complejidad y sensibilidad del tráfico que soportan. Las aplicaciones Web están también conllevando un significativo aumento del tráfico debido a la naturaleza gráfica de las transacciones Web. Además, mientras que la mayor parte del tráfico se origina desde relativamente pocos puntos y desde los principales centros de datos, la VoIP convergente, las cada vez mayor número de aplicaciones punto a punto (peer to peer) y el comienzo de SOA añaden una matriz de negocio crítico y tráfico distribuido geográficamente entre todas las partes de la red.

Como consecuencia, es más importante que nunca entender el estado correlativo del routing y los flujos de tráfico en todos los puntos de la red, y no sólo de los WAN. Especial atención hay que prestar a las cuestiones del routing, puesto que pueden originar congestiones inesperadas que dañen seriamente aplicaciones sensibles. De hecho, un reciente estudio pone de relieve que cambios e inestabilidades en los Interior Gateway Protocols (IGP), pueden causar importantes cambios en el tráfico en una red IP e interrumpir la disponibilidad y calidad de los desarrollos VoIP, incluso en las redes de las operadoras sin apenas limitaciones de ancho de banda y muy baja latencia.

Por eso, es importante que los ingenieros encargados del mantenimiento y la gestión de las redes conozcan todos estos aspectos para mejorar el estado y servicio de las redes.

Medidas y soluciones

Las medidas y soluciones que tradicionalmente se han aplicado a la gestión de las redes han pasado por alto los trabajos internos de las redes IP. Las soluciones de gestión SNMP tradicionales están limitadas a chequeos periódicos pero no ofrecen inteligencia en tiempo real ni visibilidad en tráfico y routing.

En aquellos puntos en los que estas dos últimas cuestiones se ven afectadas, la monitorización basada en SNMP padece de una gran dificultad de mostrar una imagen de lo que está ocurriendo en la red. Es cierto que algunos fabricantes están intentando poner solución a este problema utilizando algoritmos para interpretar los modelos SNMP, pero siguen estando limitados porque no son datos en tiempo real y por el sistema de recopilación de datos de SNMP, en el que se pierden muchas incidencias del tráfico.

De manera más reciente, han aparecido algunas soluciones de gestión de red que se han centrado en medir las características del rendimiento de las aplicaciones puntos a punto desde los puestos cliente a los servidores.

Pero lo que ha supuesto un desarrollo excepcional en el mercado de la gestión de la red es el nacimiento de las técnicas de colecta del rendimiento del tráfico. La herramienta que emplea esta técnica de colecta del flujo que se utiliza más ampliamente es Cisco Netflow. Una de las principales ventajas de las técnicas de recopilación de flujos en comparación con RMON y otras técnicas de recopilación del tráfico es que las últimas y más nuevas generaciones de routers y switches pueden reenviar los datos mientras permanecen conectados, eliminando la necesidad de hacer nuevos análisis del hardware, algo prohibitivo en coste si se quiere hacer en toda la red.

En cualquier caso, y pese a las mejoras en estas herramientas, sigue habiendo algunas importantes limitaciones:

- Gran limitación de visibilidad: los registros de los flujos sólo proporcionan utilización de enlaces y flujo de información en enlaces que están directamente relacionados con el router que genera estos registros

- No entienden la topología enrutada de las redes IP: las herramientas estándar de análisis de tráfico no entienden la topología de las redes y, de hecho, las consideran como entidades estáticas, mientras que en realidad es algo tremendamente dinámico

- Pobre visibilidad de asuntos emergentes: dada las anteriores limitaciones, mientras que las herramientas de análisis de tráfico estándar son útiles para entender cuestiones que provienen de los hosts, siguen ofreciendo muy poca inteligencia sobre el comportamiento de las redes y la mayoría de las veces no pueden responder a la cuestión de porqué hay un determinado tráfico que fluya por un enlace particular.

Pero, además, hay otra barrara importante: la innecesaria división entre soluciones de monitorización y planeamiento. Por ejemplo: las soluciones de análisis de tráfico proporcionan monitorización en tiempo real dentro de los flujos de tráfico de la red, pero no un modelo para saber cómo puede afectar al tráfico cambios planeados (o no) en la red.

La solución

La propuesta más adecuada sería una solución de gestión de red que ofrezca en tiempo real la visibilidad de la correlación, el routing IP a través de toda la red y el flujo del tráfico, con la monitorización integrada, el análisis, y las posibilidades de planificación que los departamentos de red y TI necesitan para optimizar la red. Así al menos lo considera la consultora Packet Design, cuyo principal científico.

Este tipo de herramientas complementan perfectamente la gestión SNMP, el rendimiento de las aplicaciones end to end y las soluciones de planificación al ofrecer una visibilidad sin precedentes en un modelo para enrutamiento IP crítico y tráfico.

Las posibilidades que se abrirían para los administradores de red podrían ser:

- Visibilidad en tiempo real de todo el tráfico de la red: al contrario que las herramientas estándar de an