Confusamente, esta versión se refiere al Código Rojo II pero ha sido diseñado como la tercera versión para diferenciarlo entre él y la primera variación del virus, el cual incluía algunos pequeños cambios del original.

Localmente, un determinado número de directores de red han manifestado que una gran cantidad de servidores han sido atacados por dicho virus. Así, Brian Gibbons, director de Outersite Technology ha avisado a los usuarios finales que podrían tener problemas con la conexión a Internet debido a la proliferación del virus. Además, ha comentado que en caso de que un usuario estuviera infectado, podría finalizarlo con una gran carga económica de su proveedor de acceso a Internet: "Código Rojo puede llegar a gastar cerca de 125 dólares por hora" Gibbons ha dicho que los ISP deben estar alerta con este problema, e incluso para aquellos que están siempre conectados al ser componentes de alto riesgo.

Código Rojo, diseñado para atacar servidores web que corren bajo Microsoft Internet Information Server (IIS) y no tienen el parche de seguridad instalado, ha infectado hasta la fecha a más de 300.000 máquinas el pasado mes, y en los primeros días de agosto la cifra se eleva a casi la mitad.