Cisco ha firmado dos nuevas alianzas en el terreno de la Voz sobre IP (VoIP) con las que intenta que su nueva tecnología permita ampliar la vida útil de las baterías.

Uno de los acuerdos ha sido suscrito con Nokia para una nueva generación de dispositivos de mano que combinan las comunicaciones VoIP y las celulares. En este acuerdo también se prevé el trabajo con Intel para la creación de unos portátiles capaces de soportar VoIP. Todos estos nuevos productos estarán basados en la tecnología CCX (Cisco Compatible Extensión), que según Cisco prolongará la batería de todos los equipos portátiles.

Dicha tecnología permite las comunicaciones desde el puesto cliente con un punto de acceso, lo que supone un cambio de 180 grados con respecto a la tecnología WLAN tradicional, en la que el punto de acceso controla constantemente el puesto cliente para comprobar su disponibilidad, lo que hace que, en muchas ocasiones, la vida de las baterías se reduzca a niveles inaceptables.

Con la nueva tecnología de Cisco, el cliente sólo se conectará al punto de acceso cuando quiera hablar, según las explicaciones del director de marketing de movilidad de Cisco, Ben Gibson. Según él, los teléfonos VoIP tendrán prácticamente la misma vida de batería que los no VoIP.

Pero, además, Cisco también está dando a conocer otra nueva tecnología: Call Admission Control, que ha sido diseñada para mejorar la calidad del servicio en comunicaciones VoIP al permitir a los administradores de redes tapar el número de usuarios de un mismo punto de acceso. “Si no hay más ancho de banda disponible, el sistema tiene que ser capaz de reconocerlo y no permitir que nadie más llame”, defiende Gibson.