Texas Instruments ha desarrollado un chip de bajo consumo dirigido a los adaptadores Wi-Fi capaz de proporcionar el acceso a Internet a alta velocidad que promete esta especificación de comunicaciones inalámbricas.

Las elevadas necesidades energéticas de los adaptadores Wi-Fi reducen enormemente la vida de la batería de dispositivos móviles como los PDA. Por ello la aparición del chip TNETW1100B de Texas Instruments puede suponer una importante mejoría en la duración de la batería, ya que, según la compañía, consume la décima parte de lo que gastan otros chips del mercado cuando se encuentran en modo reposo.

La fabricación a gran escala de este chip se prevé para finales de año, por lo que dispositivos que lo incluyan aparecerán también por esas fechas o a principios de 2003. Este chip, que también soporta la tecnología de 22 Mbps, se presenta en formatos: un paquete de 12 x 12 mm para portátiles de reducidas dimensiones y función WiFi integrada, y otro paquete de 16 x 16 mm.