Xinhua, la agencia de noticias oficial de China, ha publicado en su página Web que el gobierno del país asiático ha ordenado que todos los PC que se vendan en su territorio lo hagan con software legal preinstalado, con el fin de reducir la piratería.

Dado que esta noticia coincide en el tiempo con las conversaciones que mantiene el país de la gran muralla con los Estados Unidos acerca de la protección de la propiedad intelectual (negociaciones en las que también se aborda la piratería del software), hay quien vincula estas dos informaciones.

En cualquier caso, los ordenadores que se vendan en China deberán tener un sistema operativo legal instalado según se desprende de dos circulares emitidas como la Administración Nacional China de Derechos de Autor, el Ministerio de Industria y el Ministerio de Comercio. Dichas circulares, que presumiblemente están fechadas a finales de marzo, también obligan a los proveedores de software a dar a los OEM precios “favorables” para poder preinstalar estas aplicaciones, según Xinhua.

Los clientes chinos tienen libertad para elegir, eso sí, el sistema operativo que quieren que esté en su ordenador, según este informe. Las circulares gubernamentales forman parte del esfuerzo de reducir la piratería entre los usuarios y obligan a que los fabricantes de ordenadores y de software informen del volumen de sus ventas y del número de sistemas con software preinstalados entregados a finales de febrero de cada año.

Por último, cabe señalar que la BSA, organización que defiende los intereses de la industria del software, aún no ha hecho una valoración de esta medida.