Las entidades firmantes se han comprometido a elaborar un código deontológico, al cual se suscribirán los proveedores de Internet interesados, que permitirá acreditar la calidad del acceso a la Red, garantizar la protección del usuario frente a comportamientos delictivos (a través de herramientas que le permitan discriminar contenidos ofensivos, por ejemplo) y ofrecer unos servicios mínimos de atención al cliente.

Evitar la censura

Cuestionados sobre si esta acción representa un primer paso hacia la censura en Internet, los participantes lo descartaron por completo. Miquel Puig, Comisionado para la Sociedad de la Información, indicó la existencia de una inquietud social sobre contenidos ilegales o no deseados en la Red: “Hemos detectado que son una amenaza para el desarrollo de Internet y por ello hemos creído conveniente proteger a los usuarios”. En ese sentido, Joaquín Oliveras, Director General de Sedisi, añadió que existe una frontera que no deseamos rebasar “y es la de la libre iniciativa. Pero también hay situaciones que son malas de por sí y aún no sabemos hasta dónde llegaremos”.

El convenio también prevé la creación de estadísticas unificadas del sector productivo y de consumo con el objeto de conocer y medir la realidad del mercado de TIC. Para facilitar la introducción de las nuevas tecnologías en el mundo empresarial se ha previsto el desarrollo de una plataforma de información y una agenda anual unificada con las actividades relacionadas con las Pymes.