PC versus Mac

Tras ver funcionar Windows 95 y leer el artículo sobre este sistema operativo en el número de septiembre de PC World he llegado a la conclusión de que los defensores de entornos PC ante todos los demás ordenadores son, en el fondo, defensores de Macintosh. Como jefe de sistemas en una editorial, tengo a los ordenadores Macintosh como equipos de producción y a los PCs como sistemas de gestión. Sin embargo, contrariamente a lo que la gente opina, la infraestructura de bases de datos que usamos para varias de nuestras publicaciones las gestionamos en Mac, no en PC. Cuando apareció Windows 3.1, todo el mundo se apresuró a decir que era un sistema operativo mucho mejor que cualquier otro, que Mac era inferior y que OS/2 no valía un pimiento. Y ahora se presenta Windows 95, anunciado como lo mejor de lo mejor. Desde mi punto de vista este sistema operativo no es más que una gran recopilación y a los datos me remito. Windows 95, hay quien dice por ahí, es el primer y único sistema operativo plug and play. Los primeros Mac modulares llevan ejecutando desde 1987 estas funcionalidades.

El portapapeles existe en los sistemas Macintosh desde su creación en 1981 y se dan los casos de ordenadores Mac a los que ¡hay que quitarles las telarañas que han criado en estos 14 años por el poco uso que se le da! Los paneles de control existentes de la versión 3.1 de Microsoft Windows son una copia calcada de los que se pueden encontrar en Macintosh. Incluso lo que en Windows se denomina Configuración Regional, Contraseñas y Opciones de accesibilidad tienen el mismo icono que las secciones Internacional, Llaves y Acceso fácil del Finder de Apple. Los nombres largos siempre existieron en Mac, aunque con menos caracteres por cuestiones de compatibilidad con versiones anteriores. Aún así, 40 caracteres me parecen suficientes. A excepción de un par de programas que dejan marcas en el disco, nuestra desinstalación es tan complicada como arrastrar la carpeta hasta donde se encuentra la aplicación, soltar en la papelera y ordenar el vaciado de la misma en el menú del escritorio. Pese a todo lo comentado hasta ahora, he de confesar una cosa. En lo que concierne al aspecto gráfico debo decir que sí ha avanzado, justo lo suficiente como para otorgarle, al menos, el premio al más moderno de los tres (Windows 95, Mac y OS/2). Sólo faltaba que siendo el último, no sea el más atractivo en diseño gráfico. Si no me toca en su sorteo, acabaré instalando uno en mi casa, pues es un avance hacia adelante y, sobre todo, hacia Mac, que es lo que más me gusta de él. Gracias, Microsoft.

José González Fernández

Gijón

Sobre el CD-ROM de Velázquez

En la librería donde habitualmente compro PC World encontré, recién llegado, un CD-ROM sobre la obra de Velázquez en el Museo del Prado. Su precio era de 4.995 pesetas y no le hice el menor caso, puesto que por ese coste poco podía ofrecer. Sin embargo, a los pocos días compré su revista (número 111) y leí una reseña sobre el producto en el que se le calificaba con cinco estrellas. Inmediatamente lo adquirí...y aquí comenzaron mis problemas.

Abrí el plástico que lo contenía, seguí las instrucciones y la carga del CD-ROM se inició correctamente. Aparece la primera pantalla del menú y cuando solicito un apartado se asoma a la pantalla el siguiente mensaje: "...ha causado error de protección general...".

Al día siguiente me puse en contacto con Dinamic Multimedia donde me atendieron con mucha amabilidad y me explicaron que el fallo podía deberse a un fichero inicial. Tomaron nota de mis datos y a los pocos días recibí un disquete con las instrucciones en una carta, rogándome que si persistía el error, no dudara en contactar con ellos. Así lo hice, porque el fallo persistía. Me enviaron un nuevo CD-ROM correspondiente a la nueva versión. El error continuó.

Realmente, me extrañé mucho. Mi equipo no había mostrado ningún problema en la fase de instalación de otros CD-ROMs. La editora me dijo que el problema final debía estar motivado por la tarjeta gráfica que, seguramente, era un S3. Tenían razón y de la forma en que está instalada necesita unos controladores actualizados para que funcione el CD-ROM. Mi proveedor se ha ofrecido a cambiarme la tarjeta, mas con la advertencia de que la recomendada por Dinamic Multimedia es más lenta que la mía. Siento mucho no poder disfrutar del CD-ROM, porque el capítulo cultural me interesa disfrutarlo sobre este soporte. Lamento, por supuesto, que el fabricante no mencione este conjunto de incompatibilidades en el envoltorio del CD-ROM.

Pere Planas i Costa

Marbella

Una tienda sin Libro de Reclamaciones

Me dirijo a ustedes con varios propósitos. El primero, quizá el más agradable, es para felicitarles por su publicación, puesto que PC World ofrece tanto calidad como cantidad de información con unos niveles muy altos. Mi segundo propósito puede reportar, sobre todo, muchos beneficios a los múltiples lectores de la revista. Se trata de un reportaje en el que se analice la relación calidad/precio de las principales cadenas comerciales de productos informáticos que operan en nuestro país (no fabricantes, como suele ser habitual). Estoy seguro de que a los compradores de PC World les encantará saber que hay una serie de comercios que ofrecen una atención al cliente y un servicio postventa de primera, pese a no tener los precios más bajos. Si la idea es interesante, úsenla con total libertad, por favor.

Mi tercer y último propósito se refiere a la compra de una impresora Stylus 800+ que realizamos un amigo y yo. En principio parecía la mejor opción y en lo que concierne a Epson, lo fue sin duda alguna. Nuestro problema sobrevino cuando instalamos las impresoras y descubrimos que no estaban los controladores para gestionar la impresión, ni las instrucciones ni la tarjeta de garantía de Epson, imprescindible para gozar de la garantía de tres años que ofrece la compañía. Llamamos a nuestro vendedor Deima Computers (Francisco de Ricci, 10) y se lo comunicamos. A pesar de la múltiples llamadas seguimos sin obtener los elementos por los que habíamos pagado. Nuestra conclusión es que en ese establecimiento el trato al público es pésimo.

Sirva como ejemplo la última visita que realizamos ambos al establecimiento citado. En primer lugar, no sabían nada de los anteriores recados que habíamos hecho ni podían localizar lo que pedíamos puesto que la impresora se había dejado de fabricar.

Finalmente, hartos de tanta informalidad pedimos el Libro de Reclamaciones y contestaron que no lo tenían. Su respuesta fue aún mucho más asombrosa, ya que las personas descontentas con ellos les pone una denuncia en el OMIC. Esperamos que todo aquel que lea estas líneas tome nota de la actitud de este establecimiento tan particular. La finalidad nuestra no es otra que alertar a los posibles clientes para que no se encuentren con sorpresas desagradables y, en definitiva se ahorren muchas pesetas.

Jorge López-Lago Gómez

Madrid

Falta de rigor a la hora de tratar la informática en la prensa general

Confieso que a lo mejor yo podría estar dentro de ese grupo de personas que normalmente son calificadas como "fanáticos de la informática", hecho que puede condicionar mi opinión ante lo que voy a exponer a continuación. Llevo ya varios años enganchado a este mundillo que constantemente está evolucionando y he de reconocer que me entusiasma. Indudablemente, PC World es una herramienta que me ayuda a responder mis dudas y al mismo tiempo me motiva para seguir adentrándome en las nuevas tecnologías. Pero, por otro lado, tengo que señalar que últimamente estoy apreciando a mi alrededor que la informática está dejando de ser un tema especializado y ha pasado a ser algo de interés general. Para probar este hecho sólo hay que abrir cual