En la demostración se utilizaron dos iPhones con baterías externas con sus respectivos chips y se pusieron al lado para que uno de ellos utilizara la carga del otro alternativamente, de forma que la batería fluía de uno a otro.

Este fabricante taiwanés de equipos de potencia y tecnología de carga adelantó que  comenzará la producción en serie del chip el próximo mes de septiembre, un componente con el tamaño de una lentilla, lo que facilitará a los fabricantes de móviles y tablets incluirlo en sus dispositivos fácilmente, asegura el director de ventas de Sinstream, Kevin Chi.

Costará aproximadamente 4 dólares por unidad, el doble del precio de un chip de carga de contacto de una sola vía. Los packs de batería externa de momento sólo están disponibles para demostraciones, pero Chi afirma que la compañía está en conversaciones con varios grandes fabricantes que han mostrado interés en incluirlo en sus equipos. “Casi cualquiera de los que puedas pensar, y no sólo en Estados Unidos”, reconoció, enigmático, el directivo.

Entre las evidencias mostradas en la feria, destaca que esta tecnología es más eficiente en dispositivos wireless,  tablets o portátiles, que cualquier otro equipo, aunque también sería posible.

La carga por contacto es uno de los grandes temas de la muestra Computex y algunas compañías la añaden a su tecnología de datos wireless de forma que no se necesita estar conectado para reiniciar y sincronizar un equipo.

Winstream, que comenzó a desarrollar esta tecnología hace cinco años, es considerado el primer desarrollador de estas soluciones de doble vía de carga que pueda disponer de productos de forma inmediata.