Como ya viene siendo costumbre en Canon, la semana pasada se filtró información sobre la nueva EOS 50D en una de sus páginas web, y pocos días después se anuncia oficialmente el modelo. La EOS 50D incorpora un nuevo sensor APS-C que alcanza los 15,1 megapíxeles, lo que supone un aumento del 50% respecto a la 40D, si bien el modelo 450D, de gama inferior, ya ofrecía 12,2 megapíxeles.

Junto con el nuevo sensor se estrena el procesador Digic 4, que permite el uso de 14 bits por píxel y tres tamaños de grabación de ficheros RAW: completo, mitad de resolución y 1/4 de resolución, formándose los dos últimos por combinación de píxeles, lo que permite que se reduzca el ruido a la mitad y la cuarta parte respectivamente.

Esto podría permitir hacer capturas con un nivel de ruido suficientemente bajo incluso a ISO 12.800, cifra que alcanza esta cámara en el modo forzado, mientras que los valores nativos van de ISO 100 a ISO 3.200.

El nuevo procesador más rápido, permite alcanzar 6,3 disparos por segundo a pesar del notable aumento de peso de los ficheros, pudiendo hacer ráfagas de hasta 90 fotos en JPEG en una tarjeta UDMA.

También ha mejorado la pantalla, que aumenta de tamaño hasta las tres pulgadas y, sobre todo, de resolución, contando ahora con 920.000 puntos.

Por supuesto cuenta con otras características ya habituales como el sistema de limpieza del sensor, modo Live-View (ahora con detección de caras) y nueve puntos de enfoque en cruz.

El precio d la EOS 50D es de 1.289 euros sólo el cuerpo.