Estas intervenciones van a formar parte de la primera vez que el caso se va a analizar formalmente desde la llegada al poder hace un mes de la administración republicana, algo que algunos consideran que podría beneficiar a Microsoft.

Los argumentos orales serán escuchados en el mismo edificio del Tribunal Federal donde tuvo lugar el juicio que duró 78 días entre 1998 y 1999, y que terminó con la sentencia de división de una de las compañías tecnológicas con mayor éxito del país.

Mientras los argumentos de los representantes de ambas partes han sido repetidos a lo largo del proceso judicial, las distintas intervenciones incluían a una figura muy conocida en Washington en un nuevo papel, algunas predicciones nuevas y un énfasis en la decisión del tribunal de Apelaciones de mantener durante dos días de argumentos orales, lo cual indica que tienen previsto hacer público completamente el caso.

El fiscal Starr, conocido por su papel en la investigación del caso Lewinsky, en su intervención afirmó que los argumentos tratados durante las intervenciones antes del juicio serían la base de los temas que se tocarán en la vista oral.