Application Service Assurance, ASA, es el nombre que recibe la nueva estrategia desarrollada por la compañía BMC y con la que pretende ayudar a las organizaciones de tecnologías de la información a mejorar la eficacia de sus negocios.

La estrategia Application Service Assurance está enfocada, según señaló Wayne Morris, director de estrategia corporativa de BMC Software, "a optimizar el servicio prestado a los profesionales de tecnologías de la información y a sus clientes, maximizando el retorno de las inversiones en activos, incluida la plantilla, la planificación y la adaptación a las necesidades cambiantes del negocio". Para conseguir esto, las organizaciones necesitan asegurar que sus aplicaciones críticas de negocio están disponibles, funcionan óptimamente y pueden ser recuperadas rápida y completamente en cualquier momento.

La iniciativa ASA está dirigida a los elementos más costosos de la informática empresarial como por ejemplo la caída de los sistemas y la capacidad de respuesta para mejorar la productividad del usuario mediante la mejora de tres áreas clave, la disponibilidad de la aplicación, el rendimiento y la recuperación de la misma. "ASA", asegura el responsable de BMC en nuestro país, Jorge Dinarés, "está enfocada al servicio proporcionando a los usuarios de una aplicación".