Los nuevos soportes ópticos de almacenamiento de alta densidad ya están presentados oficialmente y comienzan a aparecer en el mercado diferentes dispositivos compatibles con estas tecnologías. El esfuerzo realizado por Sony y Toshiba ha sido enorme para desarrollar unos soportes que superen todas las expectativas. Salvado el obstáculo tecnológico, será fundamental para el predominio de uno u otro soporte el apoyo que consigan de la industria. 2007 parece ser el año en que, de forma paralela a la introducción de los nuevos formatos, ambas compañías procurarán rodearse de los mejores socios.

Aunque en los últimos años ya habían comenzado a presentarse de forma tímida las tecnologías HD DVD y Blu-ray, seguramente recordaremos 2006 como el año del lanzamiento comercial de los nuevos soportes ópticos de almacenamiento de alta capacidad de Toshiba y Sony. Así, para este nuevo año 2007, ambas compañías tienen una enorme tarea pendiente y ésta es nada menos que asentar en el mercado sus productos y conseguir que los usuarios, los fabricantes de dispositivos y soportes y las compañías productoras o distribuidoras de contenidos audiovisuales y de entretenimiento digital se decanten por uno u otro formato. Por ello, creemos conveniente hacer un somero análisis de ambos soportes, a fin de avanzar lo que nos espera a corto plazo y conocer mejor estas tecnologías.

¿Existe una guerra de formatos?

Aunque todos hemos hablado y leído sobre la guerra de formatos, lo cierto es que tanto Toshiba como Sony no hablan de esta guerra y parece que les cuesta pronunciar el nombre del formato con el que compiten. Ambas compañías se limitan a señalar las bondades de su tecnología y estiman una larga vida para sus respectivos formatos. El hecho de que los nuevos discos ópticos se hayan convertido en uno de los primeros soportes apoyados por todas las industrias de almacenamiento (informática, cine, tecnología de consumo) hace que el pastel sea un bocado muy apetecible para todos y nadie quiera renunciar a liderar el sector.

Buscando apoyos

Para Toshiba y Sony es fundamental conseguir que los diferentes fabricantes de dispositivos y soportes y las compañías productoras o distribuidoras de contenidos audiovisuales apoyen su formato y lo comuniquen oficialmente entre los miembros de la industria y los consumidores. Apuntarse el tanto de contar con múltiples e importantes apoyos en los distintos campos que afectan a los nuevos formatos es una baza que ambas compañías quieren aprovechar.

Es aquí donde entran en juego las diferentes asociaciones entre compañías que forman parte del conglomerado creativo de estos nuevos soportes. Por un lado, Sony cuenta con el apoyo tecnológico de todas las empresas que integran la Blu-ray Disc Association, conocida también como BDA: un conjunto de empresas de tecnología responsables de la unificación de criterios para la creación del nuevo soporte de Sony. En el otro lado, Toshiba y su tecnología HD DVD cuenta con el respaldo normativo del DVD Forum, una asociación de empresas tecnológicas que participan en la toma de decisiones entorno a los nuevos estándares del DVD.

Tres industrias en constante evolución

Así las cosas, tres son los sectores a los que afecta de forma directa la entrada de estos nuevos soportes. Por un lado, se encuentran los fabricantes de reproductores, grabadores y soportes de disco, tanto en el ámbito de la informática como en el de la tecnología de consumo. En este terreno plenamente tecnológico cobran una gran importancia las licencias de fabricación, ya que al tratarse de formatos propietarios, tanto Sony como Toshiba y sus diferentes socios ofrecen licencias para la fabricación de dispositivos y discos. Algunos fabricantes de esta industria han manifestado que resulta complejo fabricar los mismos modelos de dispositivos para un estándar u otro y que fabricarlos compatibles con ambos a la vez encarece los productos, perjudicando directamente a los consumidores finales. Aún así, cada fabricante ha decidido finalmente apoyar uno u otro formato o directamente desarrollar productos compatibles con los ambos o crear dispositivos diferentes para uno y otro.

En el campo de la industria cinematográfica las posturas de apoyo a los nuevos formatos son completamente diferentes, ya que los estudios cinematográficos han señalado desde el principio su apoyo a uno u otro formato, en función de las relaciones corporativas que tienen con sus socios en diferentes campos. Resulta muy complicado para estas compañías lanzar títulos en ambos formatos, por lo que en la medida de sus posibilidades prefieren decantarse sólo por uno de ellos. Además, llenar el mercado de películas en HD DVD y Blu-ray obliga a los usuarios a elegir sólo un formato, a adquirir un reproductor para cada uno o buscar uno que compatibilice ambos, lo que genera confusión y desconfianza hacia la adaptación de los nuevos soportes.

Así, todavía son muchos los estudios de cine que no acaban de decidirse entre apoyar a uno u otro formato. Blu-ray tiene el apoyo de Buena Vista, Fox y MGM, mientras que HD DVD cuenta con el respaldo de los estudios Universal. Otras como Paramount han anunciado que ofrecerán películas en ambos soportes.

Otro sector, el de la industria de los videojuegos, liderado por Nintendo, Microsoft y Sony, tampoco consigue ponerse de acuerdo con uno de los formatos. Sony decidió hace tiempo integrar lectores Blu-ray en su nueva consola PlayStation 3. Microsoft ha preferido actualizar su última Xbox 360 con un lector externo de discos HD DVD. Y Nintendo utiliza un DVD propio, que nada tiene que ver ni con Blu-ray ni con HD DVD, salvo en el tamaño del disco. En este terreno, HD DVD parece convencer más a los jugadores de PC, aunque Electronic Arts, uno de los principales desarrolladores de videojuegos, se decanta por el formato de Sony.

Una tecnología revolucionaria

Independientemente de los nombres que se encuentran detrás de cada tecnología conviene aclarar qué suponen estos formatos en cuanto a avance tecnológico y lo que ofrecen de forma individual cada uno, tanto para el mercado de informática profesional como para el mercado de consumo.

Lo más significativo es que estos nuevos discos consiguen aumentar la capacidad de un DVD convencional desde los 4,7 GB o los 8 GB hasta los 30 GB en el caso de HD DVD o hasta 50 GB en el caso de Blu-ray.

Aunque Blu-ray y HD DVD comparten las mismas dimensiones y aspecto externo, todos los analistas coinciden en que Blu-ray es una tecnología más revolucionaria, frente a HD DVD. Por un lado, ofrece un mayor espacio en cada disco, su tasa de transferencia es mayor, lo que le permite ser más preciso y rápido, e incorpora tecnologías centradas en la protección del disco frente a daños, por lo que resulta más seguro. Sin embargo, en líneas generales HD DVD supone un gran avance frente al existente DVD y es más económico que Blu-ray.

HD DVD

HD DVD es el formato de almacenamiento óptico desarrollado por Toshiba con el objetivo de convertirlo en el nuevo estándar para los DVD de alta definición. Se trata de un disco idéntico en dimensiones que un DVD, pero que en su formato de una sola capa consigue ofrecer una capacidad de 15 GB. El disco HD DVD de doble capa, lógicamente, duplica esta capacidad hasta los 30 GB. Las unidades con estas capacidades ya están aprobadas por el DVD Forum y disponibles en el