La compañía Bentley Systems se ha unido a las últimas acciones puestas en marcha por la BSA (Business Software Alliance) para combatir la copia ilegal de sus programas de diseño mecánico. En palabras de Jesús Pazos, director general de la compañía en nuestro país, "nos hemos decidido a tomar parte en esta campaña de la BSA porque queremos dar a las empresas una última oportunidad para que legalicen todas las copias piratas de nuestro software que puedan tener en sus equipos. Les ofrecemos la oportunidad de acceder a nuestro software de una manera mucho más económica, pero a partir de la terminación del plazo, a finales del presente mes, emprenderemos todas las acciones legales que están en nuestra mano para luchar contra ellos".

Bentley ha llevado a cabo un estudio interno para dimensionar la cantidad de licencias ilegales que existen de MicroStation, su principal producto, y según Jesús Pazos, "hemos estimado un número de unas 10.000 licencias que se están utilizando de forma ilegal para obtener rendimientos es el trabajo, tanto por parte de usuarios individuales, que lo instalan en sus ordenadores simplemente para conocer su contenido, como de profesionales. Esta cifra es bastante alarmante, ya que son usuarios que están produciendo proyectos, digitalizando, realizando cartografías y todo ello con copias piratas de nuestros programas".

Reducción de ingresos

Según estos mismos cálculos, lo que Bentley ha dejado de percibir por este nivel de copia, ronda los 2.500 millones de pesetas, y esto tiene un impacto adicional porque también su canal de distribución ha dejado de percibir un volumen importante de ingresos por los servicios que prestan alrededor de la venta de este paquete de software. Según afirma Jesús Pazos, "queremos que los profesionales se acojan a esta oportunidad, y aunque es muy difícil predecir el nivel de reducción de la piratería en nuestro país, si creemos que la mayor información que hay ahora en el mercado, y sobre todo la legislación vigente va a permitir que muchas personas que han ido dejando pasar el tema, decidan legalizar sus instalaciones".

El director de Bentley en nuestro país opina que en estos momentos, "es bastante difícil tipificar qué tipo de empresas son las que copian, pues hay de todo, desde compañías muy grandes hasta otras más pequeñas, y quizás la única generalización que se puede hacer es que el grado de piratería en pequeñas empresas y entre profesionales liberales es mayor, aunque hay grandes corporaciones comprando un número x de licencias y luego utilizan el doble".