El Grupo Benq, spin off del fabricante de ordenadores taiwanés Acer, espera facturar este año 7.000 millones de dólares, un 23% más que el año pasado. Según su CEO, el taiwanés Kuenyao Lee, la razón para este crecimiento es el éxito de la estrategia de la compañía, que tiene su base en la innovación en los productos. Durante 2003, la inversión en I+D de la compañía ha sido de 85 millones de dólares, y Lee ha anunciado que esta cifra se mantendrá en el 4% de la facturación cada año. De cara al futuro, la estrategia del Grupo será diversificar su actividad desde los periféricos informáticos que empezaron a fabricar originalmente a cualquier dispositivo que sirva al usuario para conectarse a la Red, tanto en su trabajo como en su casa.