Las baterías de iones de litio se cargan al absorber los iones en el electrodo negativo, y se descargan cuando los iones se pasan del electrodo negativo al positivo. Las baterías convencionales de iones de litio se cargan del 2 al 3% de su capacidad total por minuto y llevan cerca de una hora su carga completa, han comentado responsables de Toshiba.

El prototipo de Toshiba son también de iones de litio pero que contienen un material en el electrodo negativo que permite absorber cerca del 80% de la capacidad total en un minuto, según ha comentado Masayuki Ishikawa, asistente al director en el Centro de Desarrollo e Investigación de la Compañía.

Por el momento, Toshiba ha desarrollado dos baterías. La más pequeña, con unas dimensiones de 3,8 x 62 x 35 milímetros, y un peso de 16 gramos, tiene una capacidad de 600 miliamperios por hora. La otra batería, un poco más grande, mide 6,5 x 110 x 70 milímetros, pesa 95 gramos y su capacidad es de 3.200 miliamperios. El dato que la compañía aún no ha desvelado es el consumo de estos prototipos.

La batería pequeña es capaz de retener el 99 de su capacidad después de haber sido recargada 1.000 veces, conservando la misma vida óptima que al principio, explicó Junichi Nagaki, un portavoz de Toshiba.

El fabricante espera poder comenzar a comercializar estas baterías para aplicaciones industriales y para el sector de la automoción para 2006. También con carácter inmediato esperan poderlo hacer para dispositivos tecnológicos como ordenadores portátiles, teléfonos móviles y otros dispositivos.

Puesto que las baterías se recargan en muy poco tiempo, Toshiba también tiene que desarrollar cargadores específicos. Para ello, Toshiba ya ha registrado hasta la fecha hasta 5 patentes relacionadas con la carga rápida tanto en Japón como en EE.UU.

Toshiba, que también se encuentra en el desarrollo de unas baterías que funcionan con metanol, ha explicado que el mercado demandará tanto baterías de carga rápida como baterías de metanol.

www.toshiba.com