La guerra por llevar Internet a la cara de los usuarios no ha hecho más que comenzar. Por lo menos eso es lo que se puede pensar si atendemos al hecho de que Baidu, competencia de Google sobre todo en el mercado chino (muchos denominan a la empresa el Google chino), ha decidido adentrarse en este mercado a través del desarrollo de sus propias gafas inteligentes.

Denominadas “Baidu Eyes” (Ojos de Baidu), éstas dispondrían de una pequeña pantalla LCD montada en un kit de manos libres portátil y que permitirá la consulta de voz e imágenes, además de que dispondrá de capacidades de reconocimiento facial.

Un portavoz de Baidu ha asegurado que, por el momento, el proyecto está en fase de pruebas internas y no hay una decisión firme sobre el lanzamiento.

Más allá de Baidu Eyes, lo cierto es que este mercado se anima tras los rumores que aseguran que jugadores de renombre, entre los que se encuentran Apple o Samsung, van a lanzar sus propias gafas inteligentes.

Lo cierto es que en marzo, una nueva patente de las Gafas Google describían un método para controlar objetos inteligentes de forma remota con nada más que un guiño o un movimiento del dedo. La patente permitirá a las gafas inteligentes reconocer un objeto que pueda ser controlado con la vista a través de tecnología RFID, Bluetooth o incluso leer códigos de barras. Una vez identificado el objeto, las gafas verían una superposición sobre la pantalla del usuario que le ofrecería opciones como “abrir puerta del garaje”. Estos objetos inteligentes podrían conectarse vía WiFi o activar otro modo que pudiera ser controlado por las gafas.