Bagle.AI y MyDoom.N son dos variantes más en la larga lista de estos dos gusanos de distribución masiva, que utilizan motores SMTP para enviar mensajes de correo electrónico infectados a las direcciones que aparecen en la libreta de direcciones de los usuarios.

Las compañías antivirus han visto extenderse estos días nuevas variantes de los mismo virus que han protagonizado la primera mitad del año.

Concretamente, Bagle.AI y MyDoom.N se consideran como amenazas media y baja respectivamente, pero se mantiene la cautela ante su potencial destructivo.

Los encabezamientos de los mensajes infectados con los virus utilizan palabras como “Postmaster”, “Post Office”, “Mailer-daemon”, para parecer mensajes rechazados, aunque también utilizan encabezamientos no descriptivos como “hello”, “hi” o “delivery failed”.