Optware ha realizado la primera grabación y reproducción de una película sobre un disco de tecnología holográfica, un sistema que utiliza un láser de 532 nanómetros para leer datos holográficos en un disco de 12 centímetros.

Esta tecnología, llamada Sistema de Almacenaje de Datos Holográficos Colineares (CHDSS), consiste en un láser verde que se separa en dos rayos. Los datos que van a grabarse se codifican con uno de los dos rayos, mientras el otro se usa como referencia. Ambos rayos interfieren entre sí en la capa de grabación del disco, almacenando así los datos.

Por debajo de la capa de grabación del disco se encuentra otra capa preformateada que almacena datos servo y es leída por un segundo láser rojo. Esto permite mayor exactitud en la lectura de las pistas del disco. Entre las dos capas existe una tercera capa de espejo, que refleja el láser verde pero es transparente con el láser rojo. Esta capa espejo es la que marca la diferencia en los discos HVD, ya que impide que la luz se desajuste en el disco produciendo ruido y deteriorando la lectura.

Según Optware, esta tecnología se comenzará a comercializar en 2006, con reproductores para la lectura y escritura de discos HVD (Holographic Versatile Discs) de 200 GB de capacidad. Las versiones menos caras de los discos y reproductores no comenzarán a verse hasta antes de 2007.

Los lectores de este sistema de almacenamiento para uso doméstico tendrán un precio de alrededor de 2.100 euros, más o menos similar al de los reproductores Blu-ray Disc ya disponibles. El objetivo de las primeras unidades será el mercado corporativo, a un precio de unos 15.000 euros el reproductor (y menos de 100 euros los discos).