Audi A9 es un concepto futurista para un deportivo de lujo. Obra del diseñador Daniel García, al parecer se inspira en parte en la arquitectura de La Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia, de Santiago Calatrava. Al menos en lo que atañe a su toque futurista: fácilmente podemos imaginarnos el vehículo en la segunda parte de Yo, robot.

Se trata de un vehículo híbrido, con una mezcla de motor de combustión, eso sí, con un combustible alternativo, y cuatro motores eléctricos, uno para cada rueda. El enorme parabrisas se convierte en el propio techo del coche, proporcionando un ángulo de visión amplísimo.

Aparte del propio diseño, dos detalles de tecnología punta llaman la atención de este concepto. Posee un sistema de pintura electrónica que podría llevar al traste todos los talleres de chapa y pintura: tocando un solo botón, el dueño podría cambiar el color del coche. Gracias a la nanotecnología el Audi A9 podría repararse solo, además de permitir el ajuste de la opacidad y el color.

Contacto: Daniel García