Las próximas versiones del procesador de ARM para dispositivos móviles e inalámbricos incluirán áreas protegidas para el almacenamiento de las claves de autenticación del usuario, áreas complementarias al procesador que se encuentran fuera de los límites de los usuarios no autorizados. TrustZone es el nombre que reciben esas extensiones, y crean un dominio paralelo donde las aplicaciones seguras pueden convertirse en aplicaciones no seguras. El fabricante del sistema operativo o de las aplicaciones establece las políticas de seguridad acerca de los datos que son designados como seguros y los que no. ARM añade ahora lo que ha llamado S-bit, (Security bit) a la sexta versión de su arquitectura. S-bit se aplica al código que necesita ser más seguro, de forma que los datos seguros viajan por separado de los que no lo son.

www.arm.com