Empezó su desarrollo en 2006 y está a punto de lograr su objetivo: salir al mercado. Una de las prótesis más avanzadas del mundo ha sido aprobada para la venta por la Administración Federal de Alimentos y Drogas (FDA) de los Estados Unidos.

Creado por el afamado inventor Dean Kamen y su equipo en el DEKA, el “Luke Arm” (por la semejanza con el brazo robótico de Luke Skywalker) es el primero que, además de llevar a cabo múltiples tareas a la vez, posee sensores de presión. A través de unas terminales colocadas en los dedos el “Luke Arm” puede coger uvas sin aplastarlas o utilizar herramientas de fuerza sin ningún problema.

El brazo posee una estructura modular que permitirá adaptarlo a las necesidades de cada persona. De este modo se podrán obtener 3 tipos de prótesis: mano, antebrazo y la versión completa que se implementará desde el hombro.

De momento los permisos son solo para Estados Unidos y se espera que ya esté disponible al finalizar 2016.