El nuevo estándar se basa en las mismas normas que la especificación 802.11b, pero es capaz de ofrecer 24 Mbps como mínimo y 54 Mbps como máximo, frente a los 11 Mbps de 802.11b, con el que es compatible. Ambos utilizan la frecuencia de 2,4 GHz. Otro estándar, el 802.11a, define una velocidad de 54 Mbps en la frecuencia de 5 GHz.

Muchos fabricantes llevan meses vendiendo equipos basados en el borrador de esta especificación, y afirman que cumplirá el estándar definitivo mediante actualizaciones de firmware descargables.

Aunque los productos sólo están obligados a proporcionar una capacidad de 24 megabits por segundo para cumplir la especificación 802.11g, la Wi-Fi Alliance exigirá que alcancen 54 Mbps para obtener su etiqueta de alta velocidad en 2,4 GHz.

www.ieee.com