Las nuevas versiones 2011 de las principales soluciones de seguridad han hecho su aparición con mejoras en los motores de análisis y funciones adicionales para proteger los dispositivos usb y la navegación web.

Con la llegada de la recta final del año, los fabricantes de soluciones de seguridad presentan sus bazas de lo que será la protección informática en lo que resta de año y gran parte del que viene. Como es posible apreciar, en la mayoría de los casos se renueva la interfaz de los programas, y cuando menos, se realiza un lavado de cara, pensando en facilitar las cosas a los usuarios y ofrecer el mayor número de funciones desde su pantalla principal. La última tendencia es indicar claramente el período de licencia que se encuentra en vigor, la fecha de la última actualización realizada del fichero de firmas, así como indicadores de colores que permitan, de forma clara y visual, conocer el estado del ordenador.

Sin duda, siguen existiendo soluciones gratuitas en el mercado, especialmente en lo que a antivirus se refiere, pero no son tan parametrizables, y las nuevas funciones que poco a poco se han ido añadiendo a las versiones de Antivirus Pro, hacen que la apuesta por una de las comentadas sea un acierto seguro.

Algunas como la planteada por G Data, disponen de doble motor para intensificar la seguridad del equipo, con posibilidad de modificar los motores activos, o forzar su baja utilización cuando el sistema requiere el uso de todos sus núcleos para procesar los procesos con la mayor celeridad. También destaca la implementación de filtro antiphishing que en la mayoría de los casos se integra en el navegador web, de modo que aportan prevención ante el acceso a determinadas direcciones URL catalogadas como sospechosas.

Entre los tres evaluados, al menos dos ofrecen firewall con control sobre los puertos de entrada y salida del ordenador. De igual modo, de forma rápida, es posible seleccionar el perfil que deseamos en ese momento para el ordenador (multimedia, juegos, o portátil), para mejorar su rendimiento, o dilatar al máximo la duración de la batería si se trata de un ordenador portátil.

También es de valorar la posibilidad de creación discos de rescate o desinfección, para cuando el virus altere las librerías o el sistema de arranque del sistema operativo. En cualquier caso, todas ellas son funciones avanzadas que ninguno de los antivirus gratuitos pueden ofrecer actualmente a los usuarios. Ni qué decir tiene del soporte técnico que respalda a cada una de las marcas.

Como veremos a continuación, la mayoría de firmas de seguridad han incorporado a la seguridad más básica que ofrece un programa antivirus, opciones de protección de identidad, así como mayor seguridad a la hora de manejar un navegador web o gestor de correo. También se conciencian con el uso a gran escala de los puertos USB del ordenador, al que habitualmente se le conectan dispositivos pendrive de almacenamiento, tarjetas de memoria, cámaras digitales, o bien, teléfonos smartphone avanzados. Veamos las soluciones planteadas por cada una de las compañías.

BitDefender Antivirus Pro 2011

Nos gusta destacar las virtudes de todo buen programa, y en el caso de la edición 2011 de BitDefender, hay que vanagloriar su labor incluso antes de llevar a cabo su instalación. De hecho, su principal motor QuickScan, lleva a cabo un análisis previo a su instalación que permite asegurar que el sistema se encuentra libre de amenazas.

El proceso de instalación permite seleccionar el modo inicial de la interfaz, entre el básico, intermedio, o avanzado. Además, aunque se alarga ligeramente el proceso frente al resto, también es posible definir los accesos directos que deseamos crear en el panel de control principal, con enlace a las características que serán comúnmente utilizadas.

En este sentido, gracias a los asistentes de vídeo y los mensajes de texto visualizados, resulta ser la solución con la interfaz gráfica más avanzada de las tres que este mes comparamos. No siempre implica que sea el producto más efectivo, pero permite conocer a fondo las acciones que aporta el antivirus, así como la forma de proceder ante cualquier situación.

Dispone de modos de funcionamiento, véase modo juego, portátil, u oculto, para minimizar las interrupciones y prolongar la autonomía ofrecida por la batería de un portátil. Además, Secure it Easy es otra herramienta que ofrece protección antimalware vía USB de los dispositivos que son conectados, ya sean llaves USB, tarjetas de memoria, o teléfonos. G Data no lo contempla, mientras que Panda cuenta con su vacuna específica para dispositivos USB, conocida como USB Vaccine, que puede descargarse gratuitamente desde su web.

El agente BitDefender es ligero frente al uso de memoria, apenas 970 Kb. Es ideal cuando no se maneja la interfaz. Sin embargo, la aplicación que actúa como centro de seguridad de BitDefender, requiere de una cantidad de memoria adicional superior a la del resto de programas, la cual asciende a 20.036 Kb en modo normal. Cuando procedemos a ejecutar un análisis típico del sistema, esta cantidad se eleva de forma desmesurada hasta los 52.952 Kb, lo que sin duda significa una huella de memoria sobre el sistema demasiado alta provocada por los procesos abiertos por parte de la aplicación. El proceso Seccenter.exe, asociado a la interfaz, varía notablemente en el uso de memoria en función de si tenemos aplicado el modo básico, intermedio, o avanzado, dependiendo de la información que tenga que manejar.

Pero no puede juzgarse al producto sólo por el consumo de memoria que realiza. De hecho, el modo avanzado despliega toda una serie de opciones que se encuentran muy por encima del producto de Panda y de G Data. Permite controlar la red de ordenadores, y cada aspecto de antivirus, control de privacidad o vulnerabilidad, cuenta con sus correspondientes parámetros tremendamente versátiles.

En una de las pruebas de análisis, procedimos a manejar una colección de virus comprimida y protegida por contraseña. Mientras los otros dos programas antivirus pasaron este fichero por alto, la solución de BitDefender lo desen–mascaró y ofreció un completo log con el nombre de cada objeto residente en el fichero. Esto viene a argumentar el que un programa antivirus, por pesado que resulte para un sistema, si se traduce en seguridad, bienvenido sea.

De este modo, la solución BitDefender Pro 2011 es recomendable para cualquier tipo de ordenador o portátil de última generación, y en base a la cantidad de memoria que suelen presentar (2 y 4 GB habitualmente), no tendrá problemas con el peso de los procesos.

En el caso de netbooks o equipos algo anticuados, la cosa podría cambiar. Pero sin duda, BitDefender hace gala de la coletilla añadida a su producto de Antivirus Pro, ya que se trata de la solución más profesional y completa que hemos analizado, y la que alcanzó el mayor porcentaje de detección de virus y malware.

La integración del módulo antiphising en cualquiera de los navegadores, es destacable frente a las otras soluciones, con posibilidad de desactivarlo, o sin que la velocidad de descarga de páginas se vea afectada.

Lo mejor: Motor de análisis

Filtro Antiphishing en navegadores

Lo peor: Huella de los procesos en memoria

Fabricante: BitDefender

WEB: www.bitdefender.es

PVP: 1 PC: 31,61 €