La distribución de código libre de la compañía Specifix, fundada el pasado año, lanzará la versión alfa del sistema operativo, todavía sin nombre, en las próximas semanas. Según la compañía, la versión final estará disponible en diciembre.

La nueva distribución Linux surgió con la idea de que los usuarios corporativos de Linux a menudo no pueden personalizar el sistema operativo con las necesidades de cada empresa, y si lo hacen dejan de tener soporte del vendedor. Specifix espera terminar con este problema permitiendo que sus usuarios puedan modificar partes del código sin dejar de ofrecer soporte técnico.

Para ello han desarrollado la aplicación Conary, un sistema de gestión de software para monitorizar los cambios que se hagan en el código Linux y hacerlos válidos. Esta aplicación independiente ya está disponible para su descarga. Con esta tecnología, los cambios en el código serán aplicables a un número ilimitado de configuraciones y plataformas de hardware, y estarán publicados para la comunidad desarrolladora.

www.specifixinc.com