Como aclaró primer ejecutivo de Google, “habrá, seguro, más puntos en común entre ambos, pero seguirán separados por mucho, mucho tiempo, ya que ambos resuelven diferentes problemas”.

Schmidt también se hizo eco de las palabras de Linus Upson, vicepresidente de ingeniería en Google, quien aludió en el TechRadar del año pasado que la convergencia será lenta. El directivo subrayó que Android va más orientado a teléfonos móviles y tablets, mientras Chrome se dirige a sobremesas y portátiles, y se refirió a Apple para defender que lo mejor es mezclar elementos de ambos sistemas operativos, pero sin fusionarlos.

“Apple no intenta forzar la unión de sus sistemas ni lo hará, pero en algún momento habrá una experiencia de usuario más similar en todos los dispositivos”, afirma Upson.

De muchas maneras, esta fusión de experiencias ya está sucediendo. Chrome puede sincronizar bookmarks, abrir etiquetas, historial y otros datos en distintos equipos, incluyendo teléfonos y tablets. Hay signos de que Google Now, el asistente virtual para equipos Android, se está acercando a Chrome para desktops. Y, en cuanto a diseño de interfaz, Google intenta estandarizar su apariencia en pantallas chromede cualquier tamaño, como podemos apreciar en el nuevo app de bloc de notas Google Keep para Chrome y Android.

Lo único que ha cambiado recientemente es el lanzamiento de Chromebook Pixel, el primer chromebook de pantalla táctil. La incorporación de esta capacidad acerca incluso más a Chrome hacia la funcionalidad Android.

Esto también es un intento de impulsar más apps que puedan utilizarse con los dedos. Una Web más orientada a la experiencia táctil podría beneficiar a ambos sistemas operativos, pero no indican que vayan a convertirse en un solo producto.