Intel se ha mantenido en el primer puesto en ventas de procesadores a nivel mundial y en Estados Unidos durante mucho tiempo, debido en parte al acuerdo exclusivo que mantiene con Dell, el primer fabricante en ventas en Estados Unidos. Pero a pesar de ello, el pasado mes de octubre se vio superada por AMD, que ya había pasado rozando a Intel en ventas de procesadores para equipos de sobremesa en septiembre.

Por otra parte, parece que Dell está perdiendo cierto fuelle, tras dos trimestres consecutivos sin alcanzar los ingresos previstos debido –según la compañía- a una reducción de sus ventas de consumo en Estados Unidos y de su negocio en Reino Unido. La compañía, que ha estado registrando tasas de crecimiento muy elevadas incluso durante la explosión de la burbuja de Internet a principios de la década, se marcó en 2002 el objetivo de alcanzar unos ingresos de 60.000 millones de dólares en 2007. El pasado febrero advirtió que iba a lograr su meta en 2006 y se marcó un nuevo objetivo de 80.000 millones en 2008 o 2009. Sin embargo ahora parece que no va a alcanzar ni siguiera la primera. Los inversores la han castigado en bolsa por ello, y ciertas firmas dedicadas al análisis financiero han reducido sus recomendaciones sobre el fabricante.

www.intel.com

www.amd.com

www.dell.com