AMD, ha hecho una estimación previa de su facturación y ha afirmado que en este momento espera llegar a los 500 millones de facturación durante el tercer trimestre del presente año, que terminó el pasado 29 de septiembre. En julio, AMD afirmaba que su facturación superaría ligeramente los 600 millones de dólares conseguidos en el segundo trimestre.

AMD también espera obtener una pérdida operativa sustancial a lo largo de este último trimestre. Según los análisis realizados por Thomson Financial/First Call, AMD podría obtener unas pérdidas de 0,49 dólares por acción en este periodo, en 614 millones de dólares de facturación.

El núcleo de negocio de la compañía, de venta de procesadores a los fabricantes se ha visto dañado, según afirma AMD. La baja demanda de PC, junto con las acciones que la compañía ha llevado a cabo para reducir los gastos de inventario y reestructuración.

www.amd.com