Los nuevos procesadores trabajan principalmente sobre estándares abiertos, lo que permite ser una plataforma escalable y en la que los líderes de la industria (ATI, nVidia o Airgos entre otros) confían plenamente.

Los procesadores X2 se alojan en un nuevo soket, son un 23 por ciento más pequeños que sus antecesores, y tienen un menor número de pines (638). Además cuentan con un controlador de memoria DDR2 en modo dual, que le permite acceder a la memoria de un modo mucho más rápido (hasta 10,7 GB/s). Además de esto, a la hora de acceder al exterior, el X2 tiene un bus Hypertransport de alta velocidad (6,4 GB/s), lo que se traduce en un mayor rendimiento general en todos los niveles.

Con el fin de mejorar el consumo de batería tienen integrado un administrador de ventilación y de energía que se ajusta dinámicamente a las necesidades de cada momento. De hecho, cuando el procesador se encuentra en reposo (la mayor parte del tiempo), el consumo no excede de un vatio. A nivel gráfico, el X2 incorpora la tecnología AMD Digital Media Xpress, que permite ejecutar de un modo más óptimo las aplicaciones multimedia. Por último, AMD Virtualization Technology permite utilizar de un modo más eficiente el equipo.

Según han confirmado fuentes de la propia compañía, los precios de los equipos con el nuevo procesador X2 no variarán con respecto a los que ya había en los de un solo núcleo, por lo que se espera una rápida adopción de estas unidades.