Advanced Micro Devices (AMD) ha confirmado que su procesador tipo Pentium, denominado K5, se introducirá entre dos y cuatro meses después de la fecha prevista por la compañía, es decir, el primer trimestre de 1996, debido a problemas en las pruebas de calidad. Este retraso se debe a que se ha de realizar una prueba de compatibilidad con el software, además de una reducción en el tamaño de la unidad. Los analistas opinan que el retraso se ha producido porque AMD está esperando que la tecnología del proceso de fabricación de los chips, que reduce el tamaño de 0,5 a 0,35 micras, sea factible. Asimismo, ha anunciado que potenciará su línea de procesadores DX4 con chips de 120 y 133 MHz.