El informe se ha realizado entre junio y octubre del año pasado, como parte de sus programas anticorrupción que pretenden analizar la transparencia corporativa, la forma en que ofrecen sus resultados financieros y cómo pagan sus impuestos.

Juntas, las compañías tienen un valor superior a los 11.000 billones de dólares e influyen en el devenir de 200 países, según el estudio. Esta influencia de las compañías puede ser una fuente de innovación y prosperidad pero, cuando se hace un mal uso de estos recursos, puede suponer estancamiento económico, pobreza y desigualdad, según recogen los investigadores.

Las compañías transparentes permiten prevenir mejor una crisis financiera, ya que ofrecen a los accionistas la oportunidad de estar informados de las decisiones e influir en el comportamiento corporativo, asegura el informe, añadiendo que la transparencia reduce las oportunidades de utilizar mal los recursos públicos.

La organización dio a Amazon la peor nota de las tres, en cuanto a transparencia, apenas un 2,8 sobre 10, ocupando el lugar 98 de los 105 analizados y siendo la menos transparente de todas las compañías tecnológicas que analiza en su informe. Google ocupó el puesto 96, con un 2,9, Canon logró un 3 y Apple un 3,2, ocupando el lugar 92 de la lista y a gran distancia del “aprobado”.

Otros grandes de la tecnología no son mucho más transparentes que Google, Apple y Amazon, según el informe. Verizon tiene un 3,3, Microsoft y Cisco un 3,4, Oracle un 4,1 e IBM un 4,2, junto a Qualcomm, Intel, AT&T y HP.

Las tecnológicas más transparentes son Vodafone, France Telecom, SAP, Deutsche Telekom, Telefónica y Siemens que superan un 6 de nota.

A pesar de estas malas calificaciones, parece que las compañías progresan adecuadamente y dos tercios de ellas ya han puesto en marcha programas para prevenir la corrupción. Además, la mayoría cuenta con códigos de conducta y ofrecen formación a sus empleados al respecto.