La creciente cantidad de datos que deben gestionar las empresas, así como su almacenamiento, hace necesario que se doten de soluciones que les ayuden en estas tareas. En este escenario nace SSM (gestión de servicios de almacenamiento, de su denominación en inglés), que viene a poner orden en este ámbito para dotar a las empresas del correcto servicio que necesita el almacenamiento.

El ingente volumen de información y datos que almacenan las empresas está dibujando un nuevo panorama en lo que a la gestión del almacenamiento se refiere. Cada vez más, las compañías demandan nuevos servicios que les ayuden en toda la gestión de la información que deben manejar para, de esta forma, optimizar la alta disponibilidad y funcionamiento en entornos dinámicos.

Y es que son precisamente los centros de datos los que más están acusando la necesidad de disponer de soluciones que contribuyan a optimizar esta gestión del almacenamiento.

Ante todo esto, cada vez suenan con más fuerza unas siglas: SSM (Storage Service Management). Con esta gestión de servicios de almacenamiento, lo que los proveedores buscan es poder dar a las empresas las capacidades suficientes para poder diseñar y pronosticar todo cuanto necesitan para que su infraestructura de almacenamiento les permita gestionar la información de la forma más eficiente.

Punto de partida

En nuestro país, aunque los proveedores de soluciones de almacenamiento no estén muy familiarizados con las siglas SSM, sí que lo están más con su verdadero significado, esto es, con la gestión de servicios de almacenamiento. Entre las principales soluciones que estos proveedores proporcionan se encuentra la replicación de datos, la estratificación de la información, los multiprotocolos de acceso, la ampliación de capacidades o la resolución de incidencias, entre otros, y que conllevan una gestión específica realizada por cada fabricante.

Sin embargo, la amplia oferta existente en el mercado hace que, en muchas ocasiones, las empresas dispongan de diferentes sistemas de distintos fabricantes, lo cual dificulta, en no pocas ocasiones, las tareas de gestión de todos ellos. Ante este panorama, la mayoría de proveedores apuestan por dotar a las empresas de soluciones que vayan más allá de lo que es únicamente el almacenamiento, contribuyendo a orquestar todos los servicios de un centro de datos, lo que incluye seguridad, redes privadas virtuales o redes virtuales de almacenamiento, entre otros aspectos. Así, tal y como destaca Juan Carlos Escobar, director de desarrollo de negocio de Cisco, lo que se busca es “disponer de una organización dinámica en tiempo real de los servicios de infraestructuras desde servidores virtuales compartidos, recursos de red y almacenamiento, al tiempo que mejorar el rendimiento de las aplicaciones, niveles de servicio, eficiencia y colaboración”.

Queda, pues, evidenciado que uno de los principales requisitos que tienen las empresas hoy en día en lo que a la gestión de su almacenamiento se refiere es disponer de soluciones de gestión consolidadas. Además, esto puede conllevar una serie de beneficios tales como una disminución de los costes, control de uso de la infraestructura, control de los recursos de los que disponen y, cómo no, que los clientes puedan seguir disponiendo de soluciones heterogéneas tanto en modo outsourcing como in situ.

Una aproximación a SSM

Las empresas proveedoras de TI proporcionan muy diversos servicios para los negocios de sus clientes. En este sentido, los fabricantes dedicados a temas de almacenamiento proporcionan servicios en este campo basándose en varios niveles de acceso, rendimiento y replicación. En una reciente columna de opinión publicada por la revista Techworld, perteneciente a IDG Communications, responsables de Onaro, una de las principales compañías de SSM en Estados Unidos y recientemente comprada por NetApp, apuntaban que el reto para proporcionar servicios de almacenamiento reside en el hecho de que, mientras los clientes de TI demandan servicio, el punto de vista de las TI de su entorno de red de almacenamiento está centrada en dispositivos. En este sentido, switches, hosts y arrays tienen sus propios elementos de configuración que se pueden gestionar a través de aplicaciones de gestión de recursos de almacenamiento (SRM, Storage Resource Management). Sin embargo, desde esta compañía apuntaban que estos elementos solos no crean un servicio de almacenamiento, ya que estos se realizan a través de una combinación de dispositivos y las interdependencias entre ellos, es decir, que un solo dispositivo o la combinación de varios de ellos no pueden proveer una visión centrada en el servicio.

Además, otra de las consideraciones que hay que tener al respecto es, sin duda, el tamaño de la compañía ya que, por lo general, las más pequeñas, al menos en nuestro país, tienden a gestionar el almacenamiento como algo dentro de la gestión de las TI mientras que, a medida que crece el tamaño de las empresas, aumentan sus necesidades de almacenamiento, lo que hace prácticamente obligatorio gestionarlo por separado. Éste es uno de los aspectos que destaca el responsable del departamento de servicios gestionados de EMC, Antonio Prieto, para quien, debido al predominio de las PYME en el tejido empresarial español, se apuesta por un modelo mixto “en el que dispones de técnicos de sistemas a los que se les proporcionan los conocimientos necesarios y la formación adecuada para que hagan una gestión básica de ese entorno en el que el almacenamiento tiene una entidad propia que es necesario gestionar”.

Disponibilidad de servicios

A partir de aquí, y tras examinar detenidamente la capacidad de recursos de la compañía y los requerimientos, los fabricantes ofrecen toda una serie de servicios que varían en función del proveedor.

Desde sistemas de gestión remota a disponer de personal en el cliente para tareas de administración para llevar a cabo toda la operativa de ampliación de espacio de almacenamiento, resolución de problemas o gestión de las capacidades, entre otros aspectos, son algunos de los servicios de gestión más demandados. No obstante, y como apunta desde EMC Antonio Prieto, “a día de hoy se demanda la administración técnica y también empezamos a ver cada vez más en la PYME la gestión remota, ya que no pueden asumir el coste de un técnico especialista y es necesario tener expertos, puesto que la forma de pensar y la operativa es diferente la de un administrador de sistemas a la de un técnico especialista”.

Sin embargo, algunos de los servicios que más está despuntando actualmente, junto a la replicación de datos y la seguridad son, en opinión del director técnico de NetApp en España, Javier Martínez, los sistemas de monitorización y automatización, por ejemplo, para disponer de informes sobre el uso de determinados datos, de los espacios destinados a determinado almacenamiento, entre otros aspectos. No