Cuando se infecta, el archivo hace correr el virus y el código principal envía mensajes infectados a toda la libreta de direcciones. Al enviar correos electrónicos, el gusano conecta por defecto al servidor SMTP. El gusano no se instala a sí mismo en el sistema y no se vuelve a activar excepto que el usuario vuelva a hacer clic sobre el mismo archivo que contiene el virus.

El problema de este virus es que, al aparecer cada medio año, los usuarios se olvidan ya no sólo de actualizar los antivirus, sino de seguir las normas más básicas en cuanto a prevención, ha mencionado Eugene Kaspersky, máximo responsable de los Laboratorios Kaspersky.

www.kaspersky.com