En el pasado Computex, Corsair presentó su 'mousepad' Concept Zeus, un prototipo que carga un ratón inalambrico sin cables. Como era de esperar, otras compañías han seguido este camino y Logitech ha anunciado su propia alfombrilla de carga inalámbrica, la Powerplay, junto a dos ratones. 

Logitech aprovechó sus populares y potentes ratones G900 y G402, los modificó para permitir el nuevo kit de carga inalámbrica, y los renombró como G903 y G703, como complementos a Powerplay

¿Cómo funciona?

El secreto está en una cámara situada en la parte inferior de los G903 y G703. Ésta se ajusta al nuevo contacto de carga de Logitech, un disco circular que se encaja de forma magnética y se puede quitar y colocar en cualquier otro ratón compatible.  

Logitech presume de la velocidad y fiabilidad de sus dispositivos inalambricos, señalando pruebas que demuestran que el retraso es menor con su tecnología inalámbrica Lightspeed. 

Como incógnita, falta saber si Logitech  utiliza el estándar de carga inalámbrica Qi abierta, como lo hace Corsair

Logitech, al contrario que Corsair, que aún aparece como prototipo, se ha movido con rapidez y se prevee el lanzamiento de este dispositivo para el mes de agosto por un precio aproximado de 99 dólares. Los ratones por su parte saldrán a final de junio por 150 euros el G903 y 100 euros el G703