Administradores de sistemas recomiendan poner especial atención a una de las actualizaciones de seguridad lanzadas ayer por Microsoft. Y es que, en su opinión, ésta podría permitir ataques que evitan el firewall de la compañía para hacerse con el control del PC sin que fuera necesaria la intervención de los usuarios.

MS13-001, que afecta a Windows 7 y a Windows 2008 Server R2,   era una de las dos ejecuciones de código remoto catalogadas por Microsoft como “críticas” en el avance del boletín de seguridad anunciado el pasado fin de semana.

Según el fabricante nCircle, la vulnerabilidad se encuentra en la cola de impresión de Windows. Así, un hacker podría atacar a un gran número de sistemas dentro de la Red, al nivel determinado de privilegios mediante el envío de un trabajo a la cola de impresión.

Según afirma nCircle, aunque no se pueden llevar a cabo ataques externos, sí que se puede producir si se conecta un portátil sin parche o una memoria USB infectada.

Asimismo, nCircle asegura que son las empresas más pequeñas las más vulnerables a este fallo.  Cabe señalar que una solución temporal sería desactivar la cola de impresión mediante la edición de registro.