Después del desarrollo de diferentes tecnologías inalámbricas, y de forma paralela a la integración de comunicación a través de VoIP en los ordenadores portátiles, era necesaria la adaptación de estos a las comunicaciones móviles.

Gracias a las tarjetas PCMCIA que integran una tarjeta SIM, los equipos portátiles pasaron a incorporar la posibilidad de que los usuarios pudieran comunicarse a través de redes telefónicas móviles. Sin embargo, el tiempo y el uso de esta tecnología han demostrado que, aunque imprescindible para muchos profesionales, necesitaba una serie de mejoras para convertirse en una tecnología de uso cotidiano, cómoda y versátil.

La mayoría de usuarios señalan que el hecho de incorporar una tarjeta PCMCIA que sobresale del ordenador resulta incómodo e incluso peligroso, ya que es fácil que pueda romperse. Además, los fabricantes señalan que este tipo de dispositivos consume mucha energía, lo que resulta inadecuado en equipos portátiles cuya autonomía es reducida.

Por ello, Acer ha incorporado la tarjeta SIM para comunicaciones 3G en el interior de los equipos, de manera que no ocupa un puerto PCMCIA ni sobresale de la carcasa del ordenador. Dos son las propuestas de Acer: un equipo para usuario profesional, TravelMate 4260; y otro orientado al mercado de consumo, Aspire 5650. Estos dos modelos estarán disponibles el próximo mes de junio.

Además, Acer ha llegado a un acuerdo con Vodafone para ofrecer de forma conjunta la tecnología de conectividad de banda ancha integrada en los equipos y los servicios de comunicaciones 3G necesarios.

Ambos equipos ofrecen conectividad WWAN a través de la capacidad GPRS/EDGE cuatribanda a 900, 1800, 1900 y 2100 MHz. Además, la capacidad 3G puede actualizarse a HSDPA, la próxima generación de banda ancha 3G.