Acer ha desarrollado dos equipos minitorre con un acabado minimalista y equipados con los procesadores y las tarjetas gráficas más avanzados. El Aspire M5400 tiene un acabado metálico mientras que el exterior del M3400 es completamente negro.

En la parte frontal de estos ordenadores hay un compartimento de disco duro intercambiable que permite ampliar el espacio de almacenamiento. Cuando la unidad está llena, todo lo que hay que hacer es cambiarla por una nueva. Los más veteranos recordarán que este concepto ya lo utilizó (hace unos 15 años) Tandon en sus Data Pac sin demasiado éxito.

Utilizan dos discos duros de hasta 2 TB cada uno, y hasta 8 GB de memoria DDR3.

Los nuevos equipos de Acer se basan en procesadores Phenom II X4 de AMD, tarjetas gráficas ATI Radeon y chipsets de la serie 8 de AMD, destinado a proporcionar un elevado rendimiento en juegos de alta definición y aplicaciones como la codificación de vídeo, renderización y edición fotográfica y de vídeo.

Las tarjetas gráficas soportan la tecnología multimonitor Eyefinity 6 de ATI, que permite utilizar hasta seis monitores independientes. Además, pueden incorporar una unidad Blu-ray y un sintonizador de TV.