Se trata de un producto que permite el reconocimiento de los datos más importantes de la factura, como el importe, la base imposible, los impuestos, el número de factura, la fecha y el cliente, liberando al profesional de la tediosa labor de introducir personalmente estos datos. Tal y como señalaba Tomás Font, director de desarrollo de negocio de la firma, en cuatro pasos esta solución ofrece a los profesionales automatización de tareas repetitivas, ahorro de tiempo, seguridad en la introducción de datos, integración con el software existente en la empresa, inteligencia a la hora de analizar los datos, facilidad de uso y control y gestión de la información obtenida.

La aplicación, desarrollada en .Net, automatiza la introducción de facturas en el sistema para, posteriormente, permitir su supervisión y procesamiento. Tras el escaneado de la factura, un sencillo abanico de colores (similares a los de un semáforo) informa al profesional de si el proceso se ha completado con éxito o si, por el contrario, necesita intervención por su parte antes de aprobarla definitivamente.