Nuevamente el mercado se encuentra inmerso en otra polémica alrededor de estándares. A mediados del pasado mes de mayo, el IEEE (Institute of Electrical and Electronics Engineers) se reunía para tratar de buscar un primer punto de consenso en la votación para aprobar el borrador del estándar 802.11n.

Para superar este primer estadio, el borrador debía contar, al menos, con el respaldo del 75 por ciento de los votos, pero tras la votación no se alcanzó el citado porcentaje, lo que fuerza a las diferentes posiciones a buscar un acuerdo. Días después los miembros volvieron a tratar de alcanzar un consenso, pero parece que las diferencias son más que importantes.

Mientras tanto, algunos fabricantes ya han anunciado la disponibilidad de productos basados en el pre-estándar, dispositivos que se ponen en el mercado con la intención de que, una vez que esté aprobado el estándar definitivo, puedan actualizarse vía software, asegurando así la inversión realizada por los usuarios.

Pero, por si no hubiese bastante con la falta de acuerdo en el consejo, Gartner ha echado más leña al fuego al poner en duda la posibilidad de que los productos sean compatibles con un estándar que todavía está por aprobar, lo que podría generar, según la consultora, malas experiencias en los usuarios y cierta inestabilidad en el mercado.

¿Debemos entonces apostar por productos que ya vengan preparados para este nuevo estándar? PC World ha hablado sobre este asunto con Luigi Salmoiraghi, director general de D-Link para España y Portugal, Pedro Casado, director de marketing de ProCurve Networking de HP y Eduardo García, Mediterranean Territory Manager para Italia, España y Portugal de SMC Networks, quienes han dado su visión sobre todo lo que rodea a 802.11n.