El grupo encargado de la aprobación de los estándares dentro del IEEE dará hoy el visto bueno definitivo al protocolo 802.11n como estándar definitivo.

Con esta aprobación, se podría dar también el pistoletazo de salida para el despliegue mayoritario en empresas de este nuevo estándar, que ofrece entre 5 y 8 veces más de rendimiento que las actuales redes desplegadas en las versiones a, b y g del protocolo 802.11. Lo cierto es que desde que se aprobara el borrador 2.0 a principios de 2007 no se han producido demasiados cambios.

Además, se espera también que la WiFi Alliance (WFA) certifique los productos compatibles con este nuevo estándar. El director de marketing de esta alianza, Kelly Davis-Felner, considera que la interoperabilidad está garantizada con los actuales productos basados en el borrador 2.0. “Se añadirán algunas nuevas prestaciones” en estos nuevos productos una vez aprobado como estándar 802.11n, pero los que cumplen con el borrador 2.0 podrán trabajar en la nueva especificación.

En estos dos años, la WFA ha certificado a cerca de 700 productos compatibles con 802.11n. Hasta finales de julio, el 45 por ciento de ellos eran ordenadores y adaptadores, el 30 por ciento equipamiento para la conectividad en el hogar y el 15 por ciento dispositivos para empresas.