Toshiba ha anunciado una inversión de 1.400 millones de euros para desarrollar chips de memorias Flash NAND. Esta iniciativa está alineada con su objetivo de liderar el mercado mundial de almacenamiento en 2016, con una cuota de mercado del 20 por ciento en el segmento de discos duros tradicionales HDD y un 30 por ciento en el de discos sólidos SSD.

La compañía ya ha lanzado las memorias Flash NAND más pequeñas del mundo, fabricadas con tecnología de 15 nm. Estos productos cumplen con el estándar e•MMCy tienen un tamaño un 26 por ciento inferior al de la anterior generación, desarrollada con tecnología de 19 nm.

Su gran aliciente es el mayor rendimiento de lectura/escritura (hasta 8 y un 20 por ciento más rápidas, respectivamente). Los actuales modelos tienen una capacidad de 16 GB, pero su intención es ampliar esta nueva generación con productos de 8, 32 y 128 GB. Tras iniciar la producción de memorias Flash NAND con tecnología de 15 nm, la compañía prevé evolucionar en 2016 desde 2D NAND a 3D NAND.

La inversión ahora anunciada estará dirigida a desarrollar una nueva generación de dispositivos que permitirán guardar volúmenes mayores de datos, con mejores sistemas para acceder a ellos y analizarlos a gran escala, a velocidades muy superiores a las actuales. Según las previsiones de la propia compañía, en 2020 se generarán en el mundo 44.000 millones de TB de datos digitales, debido a la expansión de los negocios relacionados con Big Data, los servicios cloud o las redes sociales.