VIDA Y HOGAR DIGITAL | Artículos | 19 ABR 2017

WhatsApp da un paso atrás en su snapchatificación

La aplicación de mensajería decide recuperar el formato original de sus estados después de darles un lavado de cara al estilo de las Historias de Snapchat.
WhatsApp da un paso atrás en la snapchatificación
Manuela Astasio

Estimada audiencia: tome un momento su teléfono móvil (si es que no lo tiene ya en la mano) y abra la aplicación de mensajería WhatsApp. Vaya a la pestaña Estados, la que aparece después de Chats, y púlsela. ¿Cuántas historias aparecen en ella?

Si hay más de una, nuestra más sincera enhorabuena. Hace semanas que estamos atentos a la actualización que WhatsApp lanzó en febrero y, más allá de la curiosidad inicial y del probando, probando, no hemos percibido demasiado interés en esta nueva funcionalidad por parte de nuestros contactos. En el caso de quien escribe estas líneas, de 236 contactos listados en la app (pertenecientes a todo tipo de franjas de edad y relación con la tecnología), apenas dos comparten algún Estado de vez en cuando. Y sí, siempre son los mismos.

Podría interpretarse como un caso aislado, de no ser por el paso atrás que los propios responsables de WhatsApp anunciaron recientemente. Con paso atrás nos referimos a la decisión de la compañía de devolver a sus usuarios la opción de publicar Estados basados únicamente en el texto, como siempre había sucedido, es decir, personalizar esas frases predeterminadas que dicen “solo llamadas urgentes” o “no disponible” con una que resulte más de nuestro agrado y, en todo caso, algún emoticono. La novedad apareció primero en una actualización beta para Android y fue posteriormente confirmada por fuentes de WhatsApp a medios como TechCrunch.

“Hemos sabido que nuestros usuarios echan en falta la posibilidad de establecer un estado solo de texto en su perfil, así que hemos integrado esta funcionalidad de vuelta en la sección de ajustes de su perfil personal”, rezaba entonces un comunicado oficial de WhatsApp.

Porque sí, WhatsApp había decidido eliminar esta posibilidad cuando lanzó la funcionalidad Estados, que forma parte de lo que muchos ya se atreven a calificar como una snapchatización de todas las aplicaciones sociales y de mensajería, en cuyas redes también han caído Instagram y Facebook. Un fenómeno inspirado por el éxito de Snapchat, la aplicación creada por Evan Spiegel y Bobby Murphy, esos dos tipos que se atrevieron a rechazar una oferta de compra de la mismísima Facebook (cosa que no hizo WhatsApp) y que convirtieron la suya en la app millenial por excelencia, gracias a sus posibilidades para crear contenidos efímeros y compulsivos y a su nuevo concepto de la privacidad. Snapchat, lanzada en septiembre de 2011, se basa en el envío instantáneo de fotos y/o vídeos a uno o más usuarios, pero con una particularidad: cuando pasa un determinado período de tiempo, los borra, tanto del terminal del receptor como de los servidores de la aplicación.

En el momento de su lanzamiento fue el único servicio de mensajería que logró hacerle sombra a WhatsApp, y lo hizo con más de 400 millones de snaps (imágenes o vídeos recibidos) cada día a través de sus usuarios. Una potencia que equivale a todos los usuarios de WhatsApp enviando 1,14 archivos de foto o vídeo cada día.

Pero es posible que la fórmula que resulte exitosa en una aplicación no lo sea tanto en otra. Al igual que sucede con los Estados de WhatsApp, las Stories de Facebook tampoco parecen estar despertando, de momento, el mismo entusiasmo que otras de sus funcionalidades entre sus usuarios, a juzgar por lo que algunos de ellos comentan en las redes sociales, como hacía Ashley Mosley. “Mi sección de Stories en Facebook está tan solitaria que he hecho una por pena”, escribía hace unos días esta tuitera.

No es el caso de las Stories de la aplicación de fotografía móvil Instagram, que, gracias a las interacciones de perfiles personales y corporativos y a datos de impacto que hacen las delicias de los community manager, han subido como la espuma en cuanto a número de usuarios. La red social, propiedad también de Facebook, anunció esta semana que su función para enviar fotos y videos efímeros ya cuenta con más de 200 millones de usuarios al día, un dato que la sitúa por encima de los 120 millones diarios de las Stories de Snapchat.

Sin embargo, así como el carrusel de Historias de Instagram no para de girar, las Stories de Facebook y los Estados de WhatsApp se están encontrando con más obstáculos en su camino a la popularidad. Y quizá se deba al carácter más mainstream o plural de sus comunidades, entre las que no solo se encuentran locos del smartphone y nativos digitales deseosos de retransmitir todo lo que les pasa, sino también usuarios que solo desean una vía rápida y directa de comunicación con sus seres queridos. El cambio en los Estados de WhatsApp demuestra, al mismo tiempo, la rapidez de reacción que las aplicaciones sociales deben demostrar si dan un paso en falso en alguna de sus actualizaciones.

 

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información