VIDA DIGITAL | Noticias | 24 DIC 2015

Rodrigo Rivas: el universo de la fotografía móvil

La tecnología cambia nuestra forma de ver la vida, de interactuar, pero también de percibir nuestro entorno. Las cámaras de los 'smartphones' sean probablemente la característica que más atrae a los usuarios en un teléfono móvil. Capturar momentos, personas, objetos, paisajes está cada vez más cerca de los 'no profesionales' con un simple clic en la pantalla.
rodrigo rivas
Jaime Buitrago

Fotografía Móvil, editado por Anaya Multimedia - Photo Club, es el nuevo y primer libro de Rodrigo Rivas, fotógrafo que durante cinco años “casi por accidente” se ha dedicado a sacar partido a las diminutas cámaras que vienen en los móviles, demostrando que no hacen falta equipos profesionales para retratar la vida de una forma que transmita emociones.

 

Rodrigo marca claramente la diferencia. No por el hecho de que todo el mundo tenga acceso a las redes sociales de fotografía y a programas de edición gratuitos en el móvil puede considerarse fotógrafo. Eso es mucho más que sólo pulsar un botón: “Hay que aprender a hacer fotos y ser fotógrafo. Hacer fotos es ver algo y darle un botón y ser fotógrafo es aprender a contar historias con las imágenes”. En cierta manera, se trata de buscar una identidad visual, saber qué queremos retratar y cómo. Es a raíz de encontrar un estilo personal que nos convierte en fotógrafos. “La identidad personal es un proceso que va desde hacer fotos a ser fotógrafo. Cuando tenemos claro lo que nos gusta, o no dudamos en qué fotografías tomar y sabemos perfectamente cómo exponerlo a las personas. Eso es el estilo personal de un fotógrafo”.

 

“Algo que me hizo cambiar en mi forma de ver la vida fueron las personas. Solía hacer fotos de edificios o cosas materiales y pasé a incluir a las personas dentro de todo su entorno y hacerles más protagonistas que el propio entorno”. Para Rodrigo, la clave de transmitir a través de la fotografía es la luz y las personas. La luz porque es el elemento que puede cambiar un paisaje y “sin luz no hay fotografía” y las personas porque son lo que dan un sentido al paisaje, evolucionan o involucionan en la naturaleza y siempre dan historias que contar “sobre todo se trata en concoer a la gente: quiénes somos, a dónde vamos, de dónde venimos, qué nos gusta, qué no nos gusta, por qué hacemos las cosas. Eso, conocer a las personas, es lo que me ha hecho evolucionar”.

 

Rivas, aparte de hablarlo en su libro, nos contó sobre el cambio que supone la fotografía móvil en una actividad periodística. Igual que permite que todo el mundo se sienta fotógrafo profesional, también tiene puntos positivos en cuando al periodismo ciudadano porque existe la posibilidad de entrar en lugares donde normalmente no dejan pasar grandes equipos audiovisuales, no interrumpir “metiéndole la cámara en la cara” a las personas para hacer un reportaje. “Yo creo que lo mejor, cuando aparece algo así, es no centrarnos en los aspectos negativos si no ver algo que nos va a cambiar de forma positiva”.

 

En cuanto a la fotografía tradicional, el autor del libro asegura que estamos en un cambio constante, en una evolución: “Esto es una burbuja. Hay que dejar que la gente experimente y se den cuenta ellos mismo que con una sola herramienta no hay los mismo resultados”. La fotografía para el usuario consiste en ir descubriendo los matices, los trucos, las claves, los encuadres, la luz y las perspectivas. No es algo que se pueda enseñar. Con la fotografía móvil pasa lo mismo. No se puede enseñar que sólo un tipo de cámara es buena para hacer fotos espectaculares si no que hay que probar con diferentes tipos y sacar lo mejor de cada una de ellos. “Hay una cámara para cada situación. No existe cámara perfecta para todo tipo de fotografías. Siempre habrá algo que las diferencie entre sí. Técnicamente podré hacer la mejor foto, pero ¿y psicológicamente? Necesito algo más. Se ha enseñado a la gente a moverse por el aspecto técnico, y hay mucho más que hace que una foto sea buena técnicamente. Por eso, ninguna cámara es mejor que otra”. Con esta respuesta, Rodrigo confirma la frase estrella de su libro “concepto por encima del dispositivo” en el que defiende que lo que se quiere mostrar, la narrativa, el mensaje está por encima de lo que se tenga en la mano.

 

El consejo que da Rodrigo Rivas tanto a los profesionales como a los nuevos fotógrafos es que arriesguen, que no se cierren y que no tengan miedo al qué dirán. “El libro está hecho sobre todo para poder mostrar a la gente que todo es posible, dentro de unos límites. Hay posibilidades, la calidad es alcanzable. No hay que estar pendiente de qué cámara se tiene. Todo tiene su punto y hay que saber encontrarlo”.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información