VIDA DIGITAL | Noticias | 11 MAR 2015

El futuro de los coches autónomos, según McKinsey

Un informe de McKinsey asegura que los coches autónomos con pasajeros no alcanzarán una masa crítica hasta después de 2040. Sin embargo, el desarrollo de los vehículos autónomos puede estimular los avances en robótica y provocar un efecto en cadena que beneficie a toda la sociedad de formas muy diversas.
Coche autónomo de Google
Redacción PCWorld

Los coches autónomos, al igual que robots, confían en la inteligencia artificial, reconocimiento de imágenes, GPS y procesadores, entre otras tecnologías, señala un informe de la consultora McKinsey. Parte del hardware utilizado en los vehículos autónomos podrían terminar llegando al mundo de los  robots, disminuyendo sus costes de producción y precio para los consumidores, en la visión de esta firma de análisis.
Además, permitirían que muchas personas se acostumbren antes a la robótica y al uso de diferentes máquinas, que pueden completar tareas sin la necesidad de intervención humana. Incluso, infraestructura como las redes de comunicación máquina-a-máquina se podría compartir.
El informe indica que muchas compañías de tecnología y fabricantes de automóviles, como Google, Intel, Sony, Honda y Toyota, ya están desarrollando robots. Por ejemplo, Google, ha avanzado mucho en este terreno y presentó recientemente su coche autónomo y el mes pasado Boston Dynamics, una empresa de robótica que adquirió en 2013, mostró su último robot, una máquina de cuatro patas que puede subir escaleras y mantenerse en pie.
Los fabricantes de automóviles redefinirán sus planes para los vehículos autónomos en los próximos dos o tres años. Según el informe, en dos décadas serán los camiones los primeros vehículos que recorrerán de forma autónoma las carreteras, lo que requerirá cambios para el sector seguros que deberán cubrir los fallos técnicos de los fabricantes.
Sin embargo, los coches autónomos con pasajeros, sin embargo, no tendrán masa crítica hasta después de 2040, así que sus beneficios no llegarán a la mayoría de la gente hasta después de esa fecha. Por ejemplo, en 2050, las personas ahorrarán 50 minutos al día que ahora dedican a conducir, que podrán utilizar trabajando o relajándose, ya que el coche será el que conduzca.
Este informe futurista también asegura que serán necesarios menos espacios de parking, ya que podrán aparcar más cerca unos de otros de lo que ahora lo hacemos los humanos.
Cuando eso ocurra, se podrán ahorrar entre 180 y190.000 millones de dólares al año en accidentes sólo en EEUU, según las previsiones de McKinsey. Los sistemas sanitarios también se beneficiarán porque habrá menos accidentes.

Sin embargo, la preocupación crece en torno a la habilidad de hackear la red informática de los vehículos.
 

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información