VIDA Y HOGAR DIGITAL | Noticias | 07 SEP 2015

El cuerpo humano podría utilizarse como red entre distintos wearables

Un grupo de investigadores norteamericanos han construido una red que utiliza campos magnéticos para que los dispositivos puedan comunicarse utilizando el cuerpo humano como red. Las personas seríamos, en este caso, un transmisor andante capaz de interconectar dispositivos.
cargador cuerpo humano
Redacción PCWorld

Investigadores de la Universidad de California han encontrado una manera de interconectar los wearables que llevamos encima utilizando el cuerpo humano como “hilo conductor”. Su trabajo podría conducir a que dispositivos, como los relojes inteligentes o de fitness, hablaran entre sí y que, incluso, ahorrarían en consumo de batería.

Como explica PCWorld.com, la proliferación de smartphones, relojes inteligentes, dispositivos de monitorización del estado físico y otros dispositivos para llevar puestos en el cuerpo ha llevado a las llamadas redes de área personal (PAN) que enlazan los dispositivos juntos y proporcionan una vía hacia Internet a través de uno que tiene WiFi o radio celular. Las tecnologías de radio no pueden transmitir bien a través del cuerpo.

Por eso, el equipo de investigadores, dirigido por el profesor Patrick Mercier del Departamento de Informática y Electricidad de la Universidad, ha descubierto una manera de utilizar el propio cuerpo como medio para la transmisión de datos. Se utilizarían campos magnéticos, lo que reduciría (10 millones de veces) la pérdida de señal, con respecto a Bluetooth.

Esto convertiría a las redes magnéticas en una forma mucho más eficiente de transmisión, que podría llevar a baterías más pequeñas en los dispositivos y también a una mayor duración. No obstante, este equipo todavía no ha probado el uso de energía del sistema, pero su visión es que la tecnología pueda utilizarse en redes de sensores de la salud que monitorizan diferentes partes del cuerpo.

Según el jefe de la investigación, las tecnologías inalámbricas emiten ondas magnéticas y eléctricas que el cuerpo tiende a absorber. Sin embargo, su red transmite datos sobre los campos magnéticos y que pueden viajar fácilmente a través del cuerpo. El sistema en cuestión utiliza tecnología NFC, aunque con un rango de acción ligeramente más largo. Utiliza frecuencias muy bajas, de 10 a 30 MHz, y puede transmitir a velocidades de, al menos, 1Mbps, lo suficiente como para trabajar con dispositivos dedicados como sensores.

Al parecer, sólo hay un problema: cualquier cosa que pase por la red debe seguir una trayectoria circular y envolverse alrededor de una parte del cuerpo. Es decir, en  smartwatches o bandas de fitness podrían funcionar, pero un sensor conectado al pecho del usuario, por ejemplo, tendría que estar unido a una banda que rodeara el propio torso del cuerpo.

El equipo ha construido un prototipo de red instalada en un estudiante, y utilizaron dos bucles de cobre aislado alrededor de cada uno de los brazos. Esos bucles enviaron señales magnéticas de un brazo al otro, utilizando el cuerpo como transmisor.

Los expertos aseguran que no hay ningún riesgo para la salud del usuario, ya que los campos magnéticos son muy débiles.

 

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información