SEGURIDAD | Artículos | 26 ABR 2012

Intel presenta Ivy Bridge para PC y portátiles (parte I)

Alfonso Casas

Se hizo esperar la llegada de los procesadores Intel Ivy Bridge y su novedoso proceso de fabricación mejorado a los 22 nanómetros, en lugar de los 32 nanómetros de la actual familia Sandy Bridge, pero parece que ha merecido la pena la espera. Se sitúan como los primeros modelos de sobremesa fabricados con transistores tridimensionales TriGate, y la nueva micro tecnología de Intel.

Los nuevos Intel Core, más allá de mejorar los rendimientos sustancialmente, conviene destacar que se posicionan en el mismo margen de precios que las CPU actuales, lo que implica que los nuevos ordenadores y portátiles van a ofrecer más por el mismo precio que pagamos en los sistemas actuales.

 


Cómo reconozco a la generación del futuro
Antes de entrar en detalle, conviene que sepas que Intel va a mantener el logo de los Intel Core actuales, por lo que a simple vista, si eres de los que piensa en adquirir un equipo nuevo que lleve integrados estos procesadores, tendrás que fijarte en la letra pequeña. Afortunadamente, todas las cifras que siguen al Core i3, i5 o i7 comenzarán por “3”, para interpretar que se trata de la tercera generación, de modo que un Core i7-3770K es de los nuevos, y un Core i7-2600K será de la generación Sandy Bridge.

El desembarco inicial de Ivy Bridge está compuesto por un modelo Intel Core i7 Extreme Edition para portátiles, que se corresponde con Core i7-3920XM. Los Extreme Edition para equipos de sobremesa llegarán más adelante. Completan los lanzamientos de Core i7 ocho nuevos procesadores, cuatro para portátiles que añaden las siglas i7-3820QM (indicando que son modelos quad-core dirigidos a entornos Mobile), y otros cuatro i7 para PC de sobremesa. Entre ellos podemos encontrar dos de bajo consumo y otro con la sigla “K” que nos indica que su poder multiplicador está desbloqueado, con lo que favorece las prácticas de overclocking.

Los Core i5 llegan tan sólo a los equipos de sobremesa con 5 nuevas CPU, dos de ellas de bajo consumo pensando en los ordenadores de salón o compactos de oficina. Los identificarás por la sigla “S o T” que llevan al final del modelo. Por el momento, no habrá nuevos Core i3, aunque a lo largo de los tres primeros meses harán su aparición.

Microarquitectura
Como destacábamos inicialmente, el hecho de haber modificado el proceso de fabricación de los 32 a los 22 nanómetros (el proceso definido por Intel como TIC), hace que la microarquitectura se mantenga. A efectos prácticos, esto implica que Intel mantiene en los nuevos procesadores el zócalo de la generación anterior, por lo que si estás pensando en actualizar tu ordenador actual que tuviese una CPU Intel Core de 2 generación, podrás pinchar la CPU nueva en el mismo zócalo de tu placa base. Ahora bien, es recomendable invertir algo más de dinero en una placa base con los nuevos chipset específicos para Ivy Bridge, ya que es la única manera de aprovechar el rendimiento y las novedades que incorpora de serie, y sus más de 1400 millones de transistores presentes en cada oblea de silicio.

Chips y placas base
De este modo, Intel ha puesto en el mercado 10 nuevos chipsets de placas base (6 para equipos de sobremesa y 4 para portátiles) que van a permitir sacar todo el potencial de las CPU. Las placas base dotadas de estos chipset Express Serie 7 incorporan por defecto conexiones USB 3.0 y soportan de forma nativa las conexiones SATA de los discos duros a velocidades de 6 GBps (anteriormente había que utilizar un chip de terceros). Todos las nuevas CPU Ivy Bridge nuevas son de cuatro núcleos, y tienen en común que llevan los gráficos integrados Intel HD Graphics 4000, con el que según Intel, se mejora el rendimiento en un 10 por ciento con respecto a sus anteriores HD Graphics 3000. Se añade soporte por primera vez de las APIs DirectX 11, y visualización 3D mejorada de cara a este tipo de contenidos con InTru 3D. De igual forma, la codificación y decodificación de vídeo mejora en lo que a tiempos de proceso se refiere. Parece ser que habrá algunos modelos Intel Core que incorporarán gráficos HD Graphics 2500, pero quedará para los Core i3 de entrada de gama, por el hecho de aportar menor rendimiento gráfico. Lo que llama la atención en este apartado de gráficos es que cualquier CPU ofrece soporte de 3 salidas de vídeo simultáneas, con lo que cualquier ordenador va a permitir el manejo de 3 pantallas con conexiones de salida que pueden ser HDMI 1.4a. En el caso de los portátiles, estaríamos manejando dos pantallas adicionales junto con la propia del portátil. Hasta ahora es algo que con los gráficos integrados no era posible emular.

A efectos de conectividad, por último, conviene reseñar el soporte de conexiones Thunderbolt, una modalidad que hasta el momento ha sido implementada por Apple en sus ordenadores MacBook, pero que podríamos ver como se amplía su presencia a configuraciones de PC.

Novedades en tecnologías
La tecnología Intel Smart Response ya nos ha acompañado en la generación actual de procesadores, pero cabe destacar que sigue aprovechando todas las bondades de las CPU. El uso de una solución híbrida de almacenamiento, al acompañar al disco duro habitual con una unidad SSD nos permite habilitar una memoria caché adicional con el fin de que el sistema arranque más rápido y las aplicaciones fluyan a mayor velocidad.

Por su parte, con Intel Rapid Start conseguimos que el sistema se reactive en poco menos que 5 segundos bajo entornos de Windows 7.

La tecnología Intel Anti-Theft 4.0 se hace extensible a equipos de entorno doméstico, de cara a garantizar mayor seguridad a los ordenadores. A efectos prácticos, se implementa en la BIOS del equipo y permite incrementar la seguridad en las transacciones comerciales on-line, incorporando una única clave con identificación mediante nombre de usuario y contraseña. El servicio Intel Anti-Theft va asociado a terceros con el fin de que el hardware sea bloqueado en caso de robo, reforzando además el cifrado de datos. Intel trabaja con empresas como Absolute Software, McAfee o Anti-Theft para ofrecer la solución. Estamos a la espera de que en nuestro país lo ofrezcan algunos integradores o ISVs.

Por último, Intel Smart Connect está más orientado a los portátiles Ultrabook, pero con la nueva generación va a ser posible que el equipo actualice los datos en segundo plano, incluso cuando se encuentre en modo reposo. Intel está trabajando todavía con varios desarrolladores de software y redes sociales para que esta sincronización pueda llevarse a cabo con el equipo en reposo, llevando a cabo una gestión inteligente de energía del sistema. Entre las citadas por Intel se encuentran el correo Outlook y cualquiera de tipo POP3, las redes sociales más utilizadas, así como aplicaciones basadas en la nube. Algún fabricante ya ha mostrado en sus equipos un botón de activación de función “Smart”, como es el caso de Gigabyte en su prototipo de Ultrabook.

 En el número de PC World de este mes, que ya podrás encontrar en tu quiosco, te ofrecemos una exhaustiva comparativa con todos los ultrabooks disponibles en el mercado español, así como una amplia guía para que puedas sacar el máximo partido de uno de los productos estrella que llegarán este año, Windows 8.

 

 

 

 

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información