SEGURIDAD | Noticias | 20 FEB 2012

Consecuencias del rastreo Web: ¿es verdad lo que nos cuentan?

Las compañías de Web tracking dicen que el rastreo anónimo es inofensivo, que los datos de los clientes son anónimos y no se utilizan con fines comerciales. Pero, ¿cuál es la historia real? Lo cierto es que este tipo de información puede volverse en contra de los usuarios.
PCWORLD PROFESIONAL

¿Qué consecuencias puede tener para los usuarios el denominado online tracking o seguimiento online? Que los movimientos en la red de cualquier usuario puedan ser rastreados por empresas o sitios Web no debería crear alarma, siempre que esta información fuera totalmente anónima. Sin embargo, ya hay empresas, como Audience Science, que mezcla tanto datos anónimos como semi-anónimos, tales como direcciones IP, que aunque no es un indicador preciso de la identidad y se comparte con frecuencia (por ejemplo, siempre que iniciamos una conexión WiFi), sí es cierto que revela más cosas: por ejemplo, permite indicar en qué ciudad vives y cuál es tu proveedor de Internet.

Cualquier web, incluyendo ésta en la que se encuentra ahora, puede grabar direcciones IP. Si la misma dirección IP es pillada haciendo cosas que no debería, como descargar material con derechos de autor de sites como Bit Torrent, eso sería suficiente evidencia para denunciar al proveedor y conseguir el nombre y la dirección de la persona que debe pagar por ello.

El investigador de la Universidad de Standford, Jonathan Mayer, descubrió que hay buscadores, como Hoover, que consiguen mucha más información, a partir de nuestros historiales de búsqueda, como nombres y direcciones de email, que son enviados como parte de URLs de referencia. (El rastreador generalmente niega hacer nada útil con estos datos, que dicen conseguir de forma no intencionada y que descartan sin más).

Por tanto, la dirección IP más el nombre de usuario o email ya es un muy buen indicador de quién eres exactamente. A partir de ahí, lo importante es lo que se haga con esa información.

El peor escenario posible es que una compañía de rastreo Web, mediante datos anónimos, semi-anónimos e historiales web, pueda conocer además los términos de búsqueda que utiliza, rastrear los últimos clicks del usuario y sus conexiones a direcciones IP y a eso añada el nombre de usuario  o email con lo que ya cuentan con un perfil casi completo que puede ceder, en caso de denuncia, a autoridades del gobierno que decidan incluso su detención.

Puede que estemos yendo demasiado lejos, sí, pero es algo posible y cada vez más probable por el aumento de la potencia informática y la reducción de sus precios.

El análisis de conducta se utiliza en el mundo real, pero ahora se está trasladando al mundo virtual. Esto es lo que algunos dicen que está haciendo Facebook, aunque no aportan pruebas tangibles.

Algunas asociaciones y consorcios de autorregulación en Estados Unidos ya están fijando nuevas reglas para sus miembros, en relación a este uso de los datos conseguidos mediante el rastreo web y prohíben expresamente a sus miembros el uso de esta información, en decisiones de elección de candidatos, por ejemplo, o en la concesión de créditos o seguros.

Pero se trata de un tema que no está resuelto.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información