REDES SOCIALES | Noticias | 21 OCT 2010

Facebook demanda a dos supuestos spammers

Tags: Seguridad
Sostiene que una empresa y dos hombres se beneficiaron enormemente al acceder a información personal de usuarios de Facebook sin su permiso.
Paula Bardera

Esta semana, Facebook ha presentado una demanda contra dos personas y una compañía por, supuestamente, enviar spam a sus usuarios y por haber recolectado información personal al conseguir que se suscribieran a productos y servicios inexistentes.

Estas demandas, presentadas el martes en un juzgado de San José, California, acusan a Steven Richter, Jason Swan y a la firma Max Bounty, de haber violado el acta de fraude y abuso informático, así como otras leyes estatales y federales. Con esta acción, en Facebook buscan cubrir daños y perjuicios por parte de cada uno de los acusados.

Las demandas interpuestas por Facebook surgen en un momento en que la compañía está bajo presión debido a sus prácticas relacionadas con la privacidad de datos. Esta misma semana, por ejemplo, Facebook se encontró inmersa en medio de una tormenta mediática cuando el Wall Street Journal informó de que algunas de sus aplicaciones más populares, incluyendo FarmVille y Texas HoldEm Poker, habían enviado información de los usuarios a empresas de publicidad y de monitorización de Internet.

En una nota publicada en su página web, la compañía ha descrito estas demandas como las precursoras de más que vendrán en los próximos “meses y años. Estamos comprometidos para aplicar presión legal constante y enviar así un mensaje fuerte y contundente a los spammers, para que sepan que no son bien recibidos en Facebook”.

En los documentos judiciales presentados con relación a las demandas, Facebook describe a Richter como un afiliado de varias compañías de marketing en Internet. La demanda alega que Richter ha ganado decenas de miles de dólares engañando a los usuarios de Facebook para que visiten páginas web comerciales de terceras compañías.

Así, acusa a Richter de haber utilizado más de 40 perfiles en Facebook y de haber creado más de 40 páginas en el sitio Web para que se lucraran otras personas con la promesa de gasolina gratis o de créditos gratuitos en juegos como FarmVille. Según Facebook, Richter utilizaba estas páginas en Facebook para beneficiar a 388.000 usuarios de diferentes páginas web trabajando para una única firma de marketing en la Red. Se estima que ganaba unos 44 céntimos de dólar por cada usuario de Facebook que enviaba a estas páginas de terceros.

Swan, por su parte, es acusado de haber ganado dinero engañando a los usuarios para que visitaran otras páginas web comerciales y compraran productos en ellas. Además, a Swan se le acusa de haber recopilado datos de los usuarios de Facebook engañándoles para que participaran en diferentes concursos y estudios online con títulos como “Atrévete con el reto IQ”, “¿Con cuál de los siete pecados te identificas?” o “¿Estás estresado?”. También se le acusa de hacer que los usuarios de Facebook se enviaran mensajes de spam entre sí haciendo que cortaran y pegaran un java script en sus navegadores que enviaba un mensaje automáticamente a todos sus amigos de la red social.

Por último, MaxBounty es descrita por Facebook como la mente pensante de un esquema de marketing de afiliados. La compañía ha sido acusada de haber conspirado y haber animado a que se crearan falsos perfiles y páginas en Facebook para que los verdaderos usuarios de Facebook se acercaran hasta las páginas web de terceras compañías.

Facebook ha conseguido grandes victorias en pleitos similares en el pasado. A principios de este mes, un tribunal canadiense confirmó una sentencia masiva de 873 millones de dólares que fue dictada por un tribunal federal de los Estados Unidos en 2008 contra Adam Guerbuezn, ciudadano canadiense. Guerbuezn fue acusado por Facebook de enviar más de 4 millones de mensajes de spam pornográficos a través de Facebook. La sentencia de 873 millones de dólares ha sido la más grande interpuesta bajo el acta anteriormente citada.

Facebook también obtuvo un fallo de 711 millones de dólares por cargos similares contra Sanford Wallace, un spammer condenado con anterioridad.

Aunque las posibilidades de la empresa de conseguir el pago de este dinero de sus victorias legales son prácticamente inexistentes, desde Facebook esperan que sus demandas sirvan para disuadir a otros de hacer la misma clase de actividades.

Compartir

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información